Dallas Mavericks

Un proyecto eterno

Rick Carlise lidera su tercer proyecto al frente de unos Dallas Mavericks, eternos candidatos a un anillo que nunca llega y no parece que este año pueda virar la tendencia.

Y es que la pasada campaña, y pese a las incorporaciones de Caron Butler y Brendan Haywood, la franquicia de Cuban volvió a fracasar en la hora de la verdad escribiendo una nueva página para uno de los conjuntos con mayores fracasos postemporada de la última década (finales ante los Heat, eliminación ante los Warriors o la humillación a mano de los Hornets de Paul)

Nada parece suficiente para un conjunto que año a año logran un gran record de victorias pero no encuentra la mentalidad adecuada para encarar los play-offs como deben.

Jugador franquicia: Dirk Nowitzki. Tras realizar un amago de salida, el alemán renovó con los Mavs y parece que definitivamente no huirá de un proyecto siempre tan ambicioso como falto de títulos. Su versatilidad continuará siendo letal y veremos si logra propagar algo de un espíritu competitivo que ha ido mejorando año a año.

Hall of fame: Jason Kidd, empieza la cuesta abajo de su carrera pero continúa siendo uno de las bases más completas y solventes de la competición. Siempre codeándose con el triple doble, no hay faceta del juego que ignore.

Potencia: Caron Butler, llegó como fichaje estrella a mitad de la pasada temporada y pese a no decepcionar tampoco resulto ser el salto cualitativo que buscaban los Mavs. Gran intuición para el robo y mucha explosividad en ataque, ha ido mejorando su tiro de larga distancia pese a no ser su fuerte.

Intimidación: Brendan Haywood vino de la mano de Butler y retiro a Dampier. Pívot infravalorado, con facilidad para el rebote y el tapón. En ataque no comete locuras y siempre suele cumplir. A largo plazo acabará jugando más que el dubitativo Tyson Chandler.

Polivalencia: Shawn Marion, ya no es el alero All Star de los Suns pero continua siendo un jugador muy útil, capaz de defender a todo tipo de jugadores y muy buen trabajador. Ayuda en el rebote y pese a disponer de una mecánica antiacadémica, flotarle no es recomendable.

Más

Tyson Chandler ha sido el fichaje estrella de este verano. Tras ganar el oro olímpico con la selección, pese a jugar menos de lo esperado, el siete pies quiere retomar el status que ganó en New Orleáns dejando de lado sus lesione sy limitaciones ofensivas. A veces no controla su agresividad y tiene facilidad para salirse de los partidos. Es una apuesta con ciertas dosis de riesgo.

Un tercer center será el francés Alexis Ajinca que aun no ha tenido muchas oportunidades de demostrar todo lo bueno que se hablaba de el.

Junto a el, otro compatriota, Ian Miami que completa un juego interior con sobredosis de músculo.

Solo Brian Cardinal aporta algo de tiro aunque su carrera ya hace años que se apagó.

Jason Terry continuará siendo el motor de la segunda unidad con su lanzamiento exterior y su capacidad para romper partidos.

De el continuarán aprendiendo los jóvenes pero talentosos José Barea y Rodrigue Beaobois.

Menor rol debe tener el veterano y díscolo DeShawn Stevenson que completa el juego exterior junto a un especialista en el tiro como Steve Novak.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: