Portland Trail Blazers

Año sin excusas

 

Con la sensación de que el ilusionante proyecto tiene síntomas de estancamiento, McMillan volverá a tener una oportunidad de hacer crecer al equipo dado que las lesiones de Oden y Pryzbilla condicionaron en exceso la pasada temporada.

El experimento Andre Millar no fue todo lo que se esperaba y Roy continuó acaparando demasiados sistemas de ataque. El juego dentro-fuera no logro equilibrio y se espera que esta temporada el conjunto se mantenga sano para competir en play-offs.

Jugador franquicia: Brandon Roy, ya consolidado como estrella rutilante de la competición; este base-escolta derrocha clase y elegancia. Es capaz de anotar de todas las maneras posibles pues posee una buena capacidad de penetración así como un notable tiro exterior. En el volverá a estar gran parte del destino de los de Oregon.

Referencia interior: Lamarcus Aldridge supone el principal escudero de Roy. Continúa evolucionando aunque se espera de el un mayor juego de espaldas al aro y contundencia defensiva. Posee uno de los mejores de media-larga distancia para un jugador de su estatura lo cual le hacen un jugador difícilmente defendible.

Experiencia: Andre Miller. Pese a no cumplir las expectativas el veterano base de 34 años mantiene un gran nivel de forma y en muchos momentos se hace vital que maneje el balón para implicar a más jugadores y frenar las excesivas responsabilidades de Roy. Pese a que las relaciones con McMillan no atravesaron buenos momentos la franquicia le mantiene la confianza.

Factor X: Greg Oden, si esta vez las lesiones se lo permiten puede ser el jugador que haga dar un paso cualitativo a esta plantilla. Uno de los center más intimidadores de la competición, va al rebote con facilidad y en ataque no se vuelve loco, sabiendo de sus limitaciones. Plus defensivo al equipo, les hace mejor.

Progresión: Nicolas Batum se consolida como el alero titular del equipo. Su físico y largos brazos aportan calidad a la primera línea defensiva. En ataque se limita a finalizar jugadas y a un notable tiro exterior, sobretodo en las esquinas. Este año puede acabar de explotar.

 

Más.

Si finalmente se queda Rudy Fernandez también será parte activa de esa rotación y aportara lanzamiento exterior, faceta para la que parece eternamente anclado en este conjunto. Puede disponer de más minutos tras el traspaso de Bayless, que hace que Roy tenga que jugar de base más tiempo. Otro de los beneficiados de este traspaso de última hora es australiano Patty Mills, que se queda como segundo base del equipo.

El sophomore Wesley Matheews supone un interesante fichaje para el estilo McMillan pues siempre cumple en defensa y sabe de su rol ofensivo.

Otra novedad será el rookie Luke Babbit que supondrá otra amenaza exterior como falso cuatro.

Respecto al juego interior un Marcus Camby curtido en mil batallas impondrá su dosis de intimidación, Joel Pryzbilla cumplirá siempre que el equipo lo necesite y los jóvenes Jeff Pendergraph y Dante Cunningham tendrán que estar preparados a las posibles lesiones. Ambos con físicos muy mejorables para su posición.

Para cubrirse de las también lesiones que lastraron a los hombres altos el año pasado, se ha fichado a última hora a un viejo conocido de la ACB, el argentino Fabricio Oberto, que ya está en una inevitable cuesta abajo de su carrera.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: