Utah Jazz

Caras nuevas para intentar permaneces en la élite.

Por Willoughby

Este verano ha sido el más movido en los últimos seis años para la franquicia, con las salidas de Boozer, Korver y Matthews, más los rumores del posible traspaso de Kirilenko. Todo hacía presagiar que estas bajas iban a dejar bastante debilitado al equipo, pero poco después llegaron buenos refuerzos como Al Jefferson y Raja Bell, además del último número 9 del Draft, Gordon Hayward, del que se espera bastante en Salt Lake City.

Tras estos movimientos, el objetivo un año más debe ser superar las 50 victorias en Regular Season y ser competitivos en Playoffs, en la que probablemente será la última temporada de Jerry Sloan en el banquillo de los Jazz. La profundidad de plantilla y la fortaleza como locales deben ser dos de las claves para conseguir esos objetivos.

Timón. Deron Williams. De él dependen gran parte de las opciones de la franquicia para esta nueva temporada. Considerado como uno de los mejores bases de la competición, su rendimiento volverá a ser clave para que los Jazz puedan optar a ser uno de los mejores equipos en el Oeste.

Novedad. Al Jefferson. Adquirido este verano como recambio de Boozer, se esperan grandes cosas de él, ya que tras haber estado casi toda su carrera en equipos sin grandes aspiraciones, está ante una gran oportunidad de demostrar su valía en un equipo de Playoffs.

Solidez. Paul Millsap. Con la lesión de Okur y la marcha de Boozer, se espera que éste sea el año donde Millsap se consolide en el quinteto titular. Un gran trabajador y que siempre cumple en la pista, sus estadísticas deberían subir bastante este año con más protagonismo en el equipo.

Incógnita. Andrei Kirilenko. Pese a todos los rumores de traspaso, AK-47 comenzará finalmente su décima temporada en los Utah Jazz. Aunque su importancia en ataque ya no es la de hace unos años, sigue siendo pieza clave en defensa y el encargado de defender a la estrella rival, si las lesiones se lo permiten.

Explosión. CJ Miles. Los aficionados de los Jazz confían en que éste sea el año donde Miles dé por fin el paso al frente que se espera de él. Ante la falta de una referencia exterior en ataque para acompañar a D-Will, CJ esperará quitarse de encima el logotipo de “eterna promesa”.

Más.

A priori, los Jazz cuentan con una de las plantillas más profundas y compensadas de toda la NBA. Con Okur lesionado hasta enero, el equipo ha reforzado el puesto de pivot con el fichaje de Elson y la renovación de Fesenko. El rendimiento de los rookies es una incógnita a día de hoy, pero se espera que Hayward tenga protagonismo desde el primer día, al contrario que Jeremy Evans, que probablemente acabará en el filial de la D-League. En el puesto de base suplente habrá una competencia feroz, con Price, Gaines y el recientemente adquirido Earl Watson luchando por esa posición. Todos ellos dirigidos desde el banquillo por el legendario Jerry Sloan, que tras más de 20 años como head coach de los Jazz, seguirá aspirando al premio que le debe la NBA: el de entrenador del año.

Comments

  1. Less people would know had you not deeidcd to mention the web site name in this piece. There were still students who had no idea what the web site was prior to reading this.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: