Washington Wizards


Reconstrucción alrededor de Wall.

Por Nacho Donado.

Tras el desastre del año pasado de los fichajes, la mala marcha del equipo y el incidente de las pistolas por el que Gilbert Arenas visitó la cárcel, en la capital se busca enderezar el rumbo y crear un equipo ante el flamante nº1 del draft, John Wall, ante el que se ha creado mucha expectación.

Las aspiraciones de los capitolinos esta temporada son sencillas, vigilar el crecimiento del rookie Wall y amoldar las piezas que puedan ser útiles para el sistema, desechando las no válidas. No tendrán un buen año, pero poco a poco pueden hacer una plantilla competitiva si invierten inteligentemente en fichajes, sacan partido de lo que tienen y si van sumando buenas elecciones de draft en los próximos años. En definitiva, está puesta la primera piedra del edificio, y veremos qué se sacan los magos de la chistera.

La estrella. John Wall. Es la piedra angular sobre la que creceran los Wizards. Como nº1 del draft se espera de él que cristalice en una estrella, sobre todo Reebok que le hizo un contrato como si ya fuese tal, algo que sólo tiene el precedente de LeBron James. Lógico candidato al Rookie del año, cuya adaptación a la liga y la capacidad que demuestre de ser decisivo serán el termómetro de la franquicia esta temporada. En cuanto a su juego es similar al de Derrick Rose o Russell Westrbrook, como un base eléctrico que es capaz de dirigir pero con un talento increíble para anotar penetrando a canasta y liderar a un equipo. Quizás el único pero es su excesiva dependencia de su físico.

El estrellado. Gilbert Arenas. El ex agente Zero tenía a su alrededor la confianza de muchos para volver a ser un anotador terrible para cualquier equipo. Sin embargo su bajo rendimiento y el incidente de las pistolas que le llevó a sentir lo que es tener delante unas rejas, le borra de un plumazo todo el crédito que tenía. Ahora tiene la responsabilidad de ser un ejemplo para Wall (Batman) y ser su “Robin” o acabar de borrarse del proyecto y cambiar de aires.

El tutor. Kirk Hinrich. Como director de los “Baby Bulls” se crearon muchas entorno a él, que nunca acabo de cumplir. Viene a Washington para cumplir el mismo rol que en Chicago, como suplente fiable del base estrella y tutor que amueble la mente del jóven Wall, como ya hiciera estos dos años con Rose. Su experiencia e inteligencia en la dirección de juego trataran de ser inculcadas al nº1 del draft y complementarán su talento mientras vaya aprendiendo, además de darle descanso.

Veteranía. Josh Howard. Con la llegada de Marion a los Mavs, se quedó sin sitio, y en Tejas le canjearon por Caron Butler. Su mala cabeza le ha servido para verse fuera de un proyecto ganador para encontrarse con otro que empieza de cero. Es su oportunidad de redimirse y aportar experiencia al grupo para jugar un papel digno de escudero de Wall, o seguir con su actitud que eche a perder su nivel que le llevó al All-Star. Ofrece buenas prestaciones tanteen defensa como en ataque, siendo un jugador muy fiable.

Mediático. Yi Jianlian. Como decía el gran Andrés Montes “hay mucho chino en China”. Esta es la razón por la que se crean muchas expectativas alrededor de este jugador que estuvo al borde de ser All Star… aunque no por sus méritos, ya que formó parte del desastre de Nueva Jersey. No parece que este jugador, que encara su cuarta temporada en la liga, vaya a explotar como un jugador siquiera algo determinante. ¿Tapará bocas?

 

Más.

La visible laguna de los Wizards es el juego interior, en el que no destaca nadie a excepción de Blatche y McGee, cuyo nivel está algo por debajo de la media en cuanto a hombres altos de la NBA se refiere, pero son rocosos en defensa lo que corrige su escasa aportación ofensiva (si no tenemos en cuenta el inusual crecimiento de Blatche tras el pasado All-Star). Probablemente ayude mucho en esta faceta Al Thornton, un jugador fuerte y con mucho salto que es una garantía en el puesto de alero y que incluso puede jugar de interior aunque no sea su puesto. Hasta Washington ha llegado el espectador nº1 de los Lakers estos dos años: Adam Morrison, que buscará su oportunidad después de su mala suerte con las lesiones y tratará de demostrar ser válido para la NBA dejando muestras del gran anotador que fue en Gonzaga y que le supuso ser elegido como nº3 del draft. Finalmente complementará el juego exterior Nick Young, un jugador algo acelerado que aporta ganas al equipo cuando está en la pista. Sin duda los Wizards experimentan un descenso del talento en la plantilla con las marchas de Foye y Miller.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: