Blog de un demente

Por Javier Atance (Javito)

http://javito-ontour.blogspot.com/

Primer día de la Copa “Una llegada, una mala organización y un clásico para enmarcar”.

Durante los dos años y medio que hace que abrí este blog siempre os he relatado viajes con baloncesto de por medio y con otros asuntos que nada tienen que ver, pero lo que os voy a contar en cuatro entregas es sin duda el mejor viaje que he hecho hasta la fecha con el Estudiantes de por medio, y es que el Javito On Tour volvió a una ciudad en la que nada más estuve una sola vez y si recordáis fue el lugar en donde cogí un buen trancazo que me limitó en ese destino. Así es, el Javito On Tour volvió a VITORIA para vivir ni más ni menos que la COPA DEL REY 2013.

Un viaje que no estaba previsto en un principio pero a veces los milagros existen y es que gracias a nuestra victoria en casa frente al Regal Barça unido a que el Joventut venció a Obradoiro hizo que volviéramos a una fase final copera, la primera desde que creé este humilde blog.

El viaje comenzó a las 7:30 que fue la hora de llegada a Chamartín, allí me junté con Dani Frías el que sería mi compañero de viaje durante mi estancia en Vitoria junto a Marcos y Aarón, y aparte nos encontramos con los chavales que representarían al Estudiantes en la Minicopa.

Salimos a las 8 de la mañana en un tren que respiraba aires coperos, puesto que detrás de mí había un aficionado con bufanda del Baskonia y además compartí vagón con Paco Rabadán el tertuliano experto en NBA  de Punto Pelota al que pude saludar y preguntarle por Gasol.

A nuestro paso por Valladolid Frías y servidor nos juntamos para desayunar y sufrir un primer palo al bolsillo por parte de la cafetería del Alvia Madrid-Vitoria ya que por un batido pequeño y un croissant clavaron 4 euros.

Y después del desayuno pude contemplar por la ventana la nieve a nuestro paso por Burgos y pude cargar el móvil ya que encontré el enchufe bajo el asiento y es que al principio me pensé que no había enchufes en turista.

A las 11:40 llegamos a Vitoria donde me despedí de Rabadán y de ahí fuimos al hotel donde se alojarían Frías, Marcos y Aarón para que Dani pudiera dejar ya sus pertenencias. Tras dejar todo allí fuimos hacia mi hotel después de darnos una gran vuelta por el centro de Vitoria al no conocerme suficientemente la ciudad y donde dio tiempo a que la gente por Vitoria nos pararan por la calle, nos desearan suerte para el día siguiente y corearan con gritos de ESTU-DIANTES al vernos con nuestras bufandas puestas. Como siempre el País Vasco tan hospitalario con nosotros.

Cuando llegamos al hotel Desiderio hice el check in y estuvimos un rato en mi habitación ya que en ese momento llovía en Vitoria (y granizó y hacía sol, y otra vez llovía, un tiempo majareta) y el autobús donde venían tanto +turbantes como Marcos y Aarón llegaba con retraso, así que me dio tiempo a deshacer el equipaje y cambiarme de ropa.

A eso de la 1 del mediodía fuimos a la estación de autobuses donde ya nos esperaban Marcos y Aarón y de ahí fuimos calle abajo hasta llegar al hotel Achuri a que ellos dejaran el equipaje para después acercarnos a un bar cercano a tomar un pintxo y una caña. Quien les escribe degustó un pintxo bastante exquisito con patata frita, gulas, cebolla caramelizada y calamar con un corazón de tinta, pura delicia. Personalmente me hubiera quedado comiendo de pintxos pero el trío que me acompañaba quería comer de menú y tras dar una vuelta por los alrededores encontramos un bar restaurante que tenían menú por 11 euros, y donde casualmente, volvimos a coincidir con Paco Rabadán, que posteriormente serviría de apoyo ante un debate que surgió en nuestra mesa con si Calderón volvería a la ACB o aguantaría un poco más en la NBA.

Tras comer fuimos a descansar al hotel ya que era algo pronto hasta el inicio de la primera jornada de copa, y al salir de allí coincidimos con un grupo de seguidores del Gran Canaria con los que fuimos hasta la Calle La Paz que es de donde saldrían los autobuses directos hacia el Buesa Arena. Allí ya empezamos a ver que la organización de la Copa por parte de la ACB iba a ser bastante mala, ya que podrías estar esperando 20 minutos para que viniera el autobús, este se llenara y tuvieras que esperar aun más tiempo hasta que llegara el siguiente, y para colmo cada viaje hacia el Buesa 1,10 había que pagar, que teniendo en cuenta lo que ya habíamos pagado para ir a la Copa del Rey podrían haber puesto autobuses gratuitos.

Pero aquí no acababa la cosa, y es que aquí vendría lo que nos llevó a los mil demonios a todos los seguidores del Estudiantes, y es que dentro del pabellón no nos dejaban movernos por nuestra zona. Es decir, que una parte de nosotros estaba en el sector 409B y la otra en el 411A y si queríamos ir de una zona a otra a ver a alguien para aunque sea charlar un momento no te dejaban, pero lo peor era que solo nos pasaba a nosotros, a ninguna de las restantes aficiones les pasaba lo que a nosotros,  y además nos tocaba compartir sectores con los aficionados del Regal Barça y del Baskonia, con lo fácil que hubiera sido ponernos a todos juntos. Y es que aunque por una parte se entienden los temas de seguridad tras la catástrofe del Madrid Arena, pero es que aquí se pasaron bastante, cuando recuerdo otras fases finales de copa en la que todas las aficiones se entremezclaban y hacían la conga.

Finalmente ese día tuve suerte porque uno de los voluntarios de las puertas me dejó pasar con la condición de que si estaba todo cubierto tendría que irme al otro sector, cosa que no ocurrió ese día y pude estar viendo la primera jornada con +turbantes.

Para empezar tuvimos un gran clásico entre el Real Madrid y el Regal Barça. Un partido que empezó algo flojo, en donde la animación brillaba por su ausencia hasta el punto que en la zona estudiantil se cantaba “no anima ni Dios”, lo único que se escuchaba era el cántico “estoy hasta los huevos del Barça y del Madrid”. Pero conforme pasaba el tiempo iba ganando en emoción, hasta llegar a ser uno de esos partidos memorables de los que enganchan a este deporte, y es que como ya sabéis este partido se resolvió después de jugarse dos prórrogas, algo que solo había ocurrido dos veces en la historia de la Copa en era ACB, y donde tuvimos unos espectaculares Pete Mickeal y Ante Tomic (el que decían que era blandito para el Real Madrid) y que para la historia quedaría que el Regal Barça batía el record de valoración de equipo (135)

Para más información aquí os dejo estadísticas, crónica y videoresumen del partido.

Tras vivir el que sin duda fue el mejor partido de toda esta copa, entraban en acción el anfitrión Baskonia frente al CAI Zaragoza en su primera participación copera tras su refundación. Un partido que empezó con 15 minutos de retraso debido al anterior partido, y que empezaba con el CAI muy acertado en la línea de 3 llegando a tener parciales de 10-16 y 13-19. Pero
unos acertados Nocioni y Bjelica impedían que el CAI se escapara en el marcador, para que en el descanso acabara el tanteo en 40-41. Pero en el tercer cuarto la cosa cambiaría, y gracias a Causseur, Nocioni  pero sobre todo a Heurtel harían que el Baskonia rompiera el partido y pusiera un parcial de 59-46 que prácticamente sentenciara el pase a semifinales de los vitorianos pese a los 23 puntos y 28 de valoración de Pablo Aguilar, dejando un último cuarto de mero trámite y finalizando con una victoria clara de Baskonia por 88-64.

Al término del encuentro Frías y servidor esperamos en la puerta de jugadores a Marcos y Aarón que estarían durante toda la copa en zona de prensa, y mientras esperábamos me dio tiempo a cambiar la primera de las 5 bufandas de la copa que tenía como objetivo (la del CAI Zaragoza) y a hacerme una foto con Sam Van Rossom, el cual nos preguntaba por su compatriota Yannick Driessen y le decíamos que en el Estudiantes siempre tendría sitio si así lo deseaba. Pero justo cuando me iba a dirigir a Pablo Aguilar salieron del Buesa Marcos, Aarón y Álvaro, un amigo vitoriano de estos dos que nos hizo de guía y de conductor del Buesa al centro de Vitoria.

A la llegada al centro de Vitoria, me despedí de la Sección Luxemburgo para irme a mi hotel porque aunque esa noche ellos salieron de fiesta, pero quien les escribe solo había dormido 3 horas la noche anterior y el cansancio hacía mella y ya habría más tiempo para salir porque la Copa del Rey acababa de empezar.

 

BILBAO

La segunda parada del Javito On Tour 11/12 me llevó también a una ciudad en la que ya había estado en este año. Una ciudad en la que al turista le tratan como a un rey, con unos buenos pintxos y el único destino que visita +turbantes fuera de Madrid. Así es, el Javito On Tour volvió a BILBAO.

Si la primera vez que estuve en Bilbao fue en coche ida y vuelta, y la segunda vez fui los dos trayectos en avión, esta vez tocó utilizar el tren gracias a una tarifa estrella aunque el otro fuera tarifa normal. Ya solo me falta probar el autobús.

El viaje comenzó en Chamartín como todo viaje en tren rumbo al norte, y donde al pasar el control de seguridad veo que estaba cortando billetes un amigo de mi ex, al cual preferí evitar ya que como siempre he oído decir, nunca hay que mirar atrás.

Cuando subí al tren tuve como recibimiento una fuerte temperatura de la calefacción, y es que en la calle hacía en ese momento 3 grados. Pero aparte de la calefacción me recibió un hilo de música clásica dentro del vagón que encima por lo que se ve el cd era de mala calidad y se les enganchaba. Y por último, a las 8:01 cuando nuestro tren arrancaba hacia el Botxo tuvimos una megafonía de mala calidad con mucho eco.

El trayecto dio mucho de sí como vais a poder comprobar: mayormente lo dediqué a estar metido en internet, y gracias a la conexión del móvil hice los cambios del Supermanager, fui hablando por Whatsapp con la Sección Luxemburgo y viví la noticia deportiva del fin de semana, que no fue otra que el fin del Lockout de la NBA, y ya el día de Navidad empezarán mis Mavericks a defender el anillo que ganaron brillantemente el pasado 12 de junio precisamente frente a los Heat, los derrotados en la final. Y todo esto pude hacerlo gracias a que últimamente los trenes tienen enchufes para el portátil o para lo que tú quieras, y así parecía que estaba en mi casa, quitando por una parada de más de 5 minutos a nuestro paso por Segovia-Guiomar, y por otra de más de 10 minutos en Miranda de Ebro en donde deseaba que el AVE al País Vasco llegue lo más pronto posible para evitar ese tipo de paradas.

Y como no todo es internet, también tuve tiempo en este viaje para ir relatando la crónica del pasado concierto de Roxette para este humilde blog, y por supuesto sonando de fondo en mi Ipod mientras escribía dicha crónica como no podía ser de otra manera, y es que la resaca del concierto aun duraba, pero también tuve tiempo de ir escuchando como ya empieza a ser costumbre en mis viajes nuevamente los álbumes Red y Blue de The Beatles; además poco a poco también Patricia me amenizaba el trayecto retransmitiéndome su examen de oposiciones de ese día, ya que según acababa una parte del examen me iba llamando para contarme como la había ido, y junto a una pequeña cabezada que me di me dieron las 12:48 que esa fue mi hora de llegada a Bilbao-Abando por lo que como habéis podido comprobar, en un viaje de 4h y 47 minutos da tiempo para hacer muchísimas cosas.

A la salida de Abando según bajaba hacia el metro casualmente me encuentro con Susi, Juanma (un fiel lector de este humilde blog por cierto) y la familia feliz (Chisco, Bea y Erik) los miembros de +turbantes que viajaron también a Bilbao, solo que ellos salieron el viernes para allá. Pues precisamente en ese momento cuando me los encontré a mi llegada (ni hecho aposta, parecían que habían ido a buscarme) iban hacia Portugalete para juntarse con Sonia, y yo me emplacé con ellos para la tarde en lo que tardaba en deshacer equipaje y cambiarme de ropa.

Así que cogí el metro, pero como me dejé el bono de mi anterior visita tuve que ir a sacármelo a la expendedora, y ahí estaba el taquillero para ayudarme si tenía problemas, y con una gran amabilidad saqué un bono de 10 euros y me bajé al andén dirección Santutxu que es donde estaría mi hotel,y en donde me llamó la atención que ese día había mucha gente con un perro en brazos.

A mi llegada a Santutxu y tras acercarme a una tienda de disfraces cercana para comprar un bombín y a una mercería cercana para comprar una cinta (faltan 3 meses para carnaval pero ya me estoy haciendo el disfraz) ya por fin llegué al hotel. Esta vez me alojaría en el Hotel Barceló Avenida, un hotel en el que ya estuve anteriormente y como me gustó la vez que estuve decidí repetir. Tras hacer el check-in subí a mi habitación, la 715, una habitación bastante hermosa con pantalla de tv plana, una gran bañera con su ducha integrada, y todo el suelo alfombrado por lo que si quieres ir descalzo no hay riesgo de coger frío, en estos aspectos se nota que es un hotel de 4 estrellas. Lo malo de esta habitación es que no tuve cama de matrimonio, fue una doble y la persiana de la bañera estaba rota, por lo que si querías darte un baño relajante mientras veías la televisión, no podías hacerlo.

Tras darme una buena ducha, deshacer el equipaje y cambiarme de ropa, y tirarme más de una hora hablando con Patricia, bajé a reunirme con +turbantes, los cuales se encontraban en Getxo en un bar cercano a una feria del cómic infectado de frikis disfrazados.

Según iba hacia Getxo me topo en el metro con una niña pija con Blackberry que si la pilla Torbe la pone mirando para Laredo. A mi llegada a la estación de Areeta veo que hace un poco de calorcillo y puedo ir un rato a cuerpo, y según iba hacia mi encuentro con esta gente paso por una tienda de frutos secos y por 5,70 me compré 3 sandwiches artesanos y un Nestea de medio litro, nada que ver con los sándwiches envasados que te encuentras en una máquina de tu trabajo que para eso estaba en Bilbao, y tras bordear toda la carpa de la feria por fin me reuno con +turbantes. Allí estuvimos un rato sentados o jugando en un parque próximo con Erik pero sobretodo este viaje si destacó por algo fue por una cosa: el Java. Y es que Chisco estuvo durante todo el viaje explicando a Juanma cómo funcionaba, lo que es darle unas clases de apoyo.

Tras estar en este bar íbamos a ir a la feria del cómic, pero como habían dos grandes colas para entrar finalmente optamos por no hacerlo quedándonos con las ganas Bea y servidor, el cual ha esperado colas mucho peores como las del Abismo del Parque de Atracciones o la de Supermán de la Warner, pero como eran mayoría no podías hacer nada aunque en ese momento me jodiera ya que hubiera tenido más que contar y echar alguna foto interesante, no así que no eché casi ninguna pero para un viaje que hacen pues tenía que estar con ellos, ya tendré tiempo de seguir viajando solo como hasta ahora.

De ahí fuimos en metro hasta Moyua donde a nuestra llegada por subir en el ascensor todos juntos y trucar torniquete para salir no caímos que había que validar billete y tuvimos que pedir ayuda al taquillero, y quien les escribe como estaba ausente mirando el Twitter a ver que habían hecho Schalke, Everton y Guadalajara no me di cuenta que había que validar el billete y tuve que ir a pedir ayuda a una chica que entraba al metro en ese momento, aunque por suerte vino rápido el taquillero y lo validé enseguida. Y además estábamos torpes y subimos y bajamos la escalera de salida dos veces porque creímos que cogíamos ascensor.

Según salimos del metro fuimos a otro bar donde te sirven batidos, tes o cocktails y allí nuevamente Chisco y Juanma siguieron con el Java aunque por suerte se les acabó la batería del netbook y pudieron hacer vida social con todos nosotros, y servidor mientras iba mirando la jornada virtual, y es que en ese momento se jugaban 4 partidos de ACB. Eso sí, lo mejor de ese bar fue las risas que nos echamos con una cosa que nos pasó que ahora no viene al caso, y que solo quedará entre +turbantes 😉

De ahí fuimos a otro bar en el que nos tiramos 4 horas ahí metidos, solo faltó que el camarero nos pusiera cama allí. Y es que aparte de estar nuevamente estos dos con el Java de las narices, vimos el derby madrileño, luego el Getafe-Barça, vimos al clon de Siro López, y ya aprovechamos y cenamos allí de pintxos, unos pintxos que quitan bastante el hipo, servidor se tomó dos de tortilla española con jamón y queso como el de la foto, y mientras seguían con el Java, el resto nos dedicábamos a ver a Erik que el tío estaba más fresco que nosotros pero eso sí, fue el primero en caer rendido jeje.

De ahí ya nos dieron las 0:12 y ya nos despedimos hasta el día siguiente, y quien les escribe desde allí se fue en metro de Moyua a Santutxu, y tras esperar 13 minutos en el andén y ver que estaba lleno de niñatos con Blackberry y listos para meterse un buen botellón para el cuerpo llegué a mi parada y de ahí al hotel a descansar para lo que me esperaba al día siguiente.

El domingo empezó pronto ya que a las 9 de la mañana me llamaba Marcos por si daba una vuelta con él y los Malaina hasta el pabellón, y tras desperezarme un buen rato, recoger todo, hacer el check-out y coger el 30 hasta el ayuntamiento me junto con ellos y con el padre de Iñaki y Borja.

Por el paseo nos encontramos a Kalo Uche, Moisés Hurtado y Jaime Romero, jugadores del Granada CF que jugaban esa tarde frente al Athletic en San Mamés con los que me hice una foto (que por cierto les dimos suerte porque ganaron 0-1), después paré por una pastelería en la que la dependienta estaba más preocupada de hablar del tiempo con una cliente en vez de estar atendiéndome, y según iba paseando me iba dando cuenta que Bilbao está llena de niñatas pijas.

Una vez que llegamos a Miribilla nos reunimos con Cabello que había viajado con la Demencia en un minibús de 30 personas, en donde hicieron un mínimo de 5 paradas para mear, de donde salieron del Magata a las 3:20h llegando a las 9 de la mañana y donde lo mejor es que nadie se había meado ni había potado, algo insólito en un bus demente.

Tras recoger mi entrada ya me metí dentro del Bilbao Arena a ir poniendo la bandera luxemburguesa, calentando la garganta con cánticos del tipo “Casimiro vuelve al Ramiro” o “esos de blanco de que equipo son” en alusión a la horrible 2ª equipación del Estu, o lo que me cantaron los muy cabrones de la Sección Luxemburgo, ni más ni menos que un “No estamos todos falta Patricia” que la verdad me hizo mucha gracia…

Para seguir leyendo haz click en el siguiente link: http://javito-ontour.blogspot.com/

_______________________________________________________________________________________________________

SEVILLA (2)

El Javito On Tour 11/12 comenzó en una ciudad que os resultará familiar ya que fue el último destino de la temporada 10/11, el lugar donde fui cuando estaba ya decidido que no iría, y el lugar donde conocí a Oksana. Si amigos lo habéis adivinado, el Javito On Tour 11/12 empezó en SEVILLA.
Nuevamente  mi medio de locomoción fue el tren con la gran diferencia que esta vez si cogí tarifas web y que el viaje de vuelta lo hice en preferente.
El viaje comenzaría en Atocha donde me encontraría un grupo nutrido de manifestantes pidiendo la independencia del Sahara, entre ellos varias personas de origen magrebí, aunque menos numerosos que los aficionados madridistas que me encontré en mi anterior viaje.
Nuevamente en la Plaza de España, en el banco de Asturias
A las 10 de la mañana, puntual como siempre arrancó el Ave en un viaje marcado por la megafonía de bienvenida que resultaba bastante odiosa por su sonido, y porque en mi viaje estuve jugando al Street Fighter II y Ape Scape en la PSP, haciendo los cambios del Supermanager a través del móvil y con mi Ipod a ritmo de Offspring como en abril pero también tuve mucho Coldplay y Beatles.
A las 12:24 llegaba a Sevilla y lo primero que hice fue acercarme a la oficina de turismo a solicitar un nuevo plano para organizar mi visita aparte de que me explicaran que sitios me daría tiempo ver en un fin de semana, y este plano me lo guardaré para un futuro viaje.
De ahí fui a coger el 27 pero antes me acerqué a un kiosco cercano como me dijeron en la oficina de turismo para solicitar una tarjeta de transportes en la que me cobrarían 6,40 euros mas 1,50 por ser la primera recarga, y es que así sale mucho más barato que si vas sacando billetes sencillos. Dentro ya del 27 sentí una gran diferencia al ver este autobús casi vacío y sin casi tráfico, y es que menuda diferencia entre ir a Sevilla en Semana Santa o ir un fin de semana cualquiera.
Nuevamente volví a alojarme en el hotel Vértice, un hotel que poco a poco empieza a convertirse en mi casa de Sevilla, ya que la experiencia en la anterior visita fue bastante buena, y como fue tan buena experiencia volví a solicitar la misma habitación pero estaba ya ocupada, por lo que me dieron la 611, que era exactamente la misma habitación pero dos pisos más abajo.
En el Palacio de Deportes de San Pablo
Tras una ducha y deshacer el equipaje bajo a comer al Telepizza que hay frente al hotel, pero antes paré por un Servicaixa que hay al lado y ya imprimí mi entrada para el concierto que dará Roxette dentro de unos días (que por cierto, es muy probable que haga un Off-Topic de ello). Tras comer fui a coger el 22 dirección Prado de San Sebastián para empezar mi visita turística, pero tonto de mi me monto en el lado equivocado y en vez de ir directamente hacia mi destino, tuve que dar un gran voltio por una zona que actualmente se está edificando y donde hay un Bricor, pero bueno lo importante es que llegué aunque perdiera unos cuantos minutos.De Prado de San Sebastián volví nuevamente a ver la Plaza de España, uno de los lugares que más me gusta de esta ciudad junto a las típicas Giralda y Torre del Oro, y sobre todo en esta plaza fui especialmente a hacer fotos de los banquitos de los lugares que he conocido últimamente como han sido Ávila, Asturias, Cantabria y Salamanca, y allí tuve dos peripecias dignas de contar: una fue que haciéndome una foto en el banco de Toledo con la camiseta de Castilla me empezó a fallar la cámara y ahí me di cuenta que se me acababa de romper el zoom, y es que en 4 años pues la verdad que he dado muchísimo tute a mi cámara, (como que ya he hecho más de 5500 fotos desde que la tengo), y luego por otro lado el no saber inglés cual ZP pues tuve bastantes problemas para entenderme con una turista alemana a la que le pedí que me echara una foto, y la verdad aquí eché de menos a Marcos y su Magic English. También comentar la fantástica y nada normal temperatura que tuve en este viaje, y es que el sábado me llegó a hacer 25º y eso provocó que tuviera que ir en manga corta y así lucir mi camiseta de Irlanda que para eso se han clasificado a la Eurocopa 24 años después. Y para terminar con la Plaza de España decir que me sorprendió ver a un grupo de chavalines que iban tocando música de Semana Santa preparando ya la del año que viene, eso si que es preparar con tiempo las cosas y no como a mi que me dicen que voy por delante de las cosas y que pienso las cosas con demasiado tiempo.
Con Pancho Jasen, el protagonista del partido y al cual echo mucho de menos
De ahí fui al Parque de María Luisa a dar una vuelta y como ya estaba anocheciendo y estaba algo apartado de la zona de souvenirs y no me daba tiempo a ir y volver, decidí ir hacia el Palacio de Deportes de San Pablo, pero como no encontraba la cabecera del 28 decidí cogerme un taxi hasta el pabellón, y tuve la gran suerte de comprobar que la estadística que dice que los taxistas más simpáticos de España son los de Sevilla era verdad. Coincidí con uno además muy seguidor del Cajasol y fui hablando con él del Estudiantes, de la Demencia, distancias kilométricas de Madrid, y sobretodo del Caja, y a la llegada a San Pablo me dejó el viaje en 6 euros ahorrándome el pico.
Como por motivos laborales no había podido acercarme a pagar la entrada del partido, según bajé del taxi fui a la taquilla y pensando en la ubicación que tuve la temporada pasada pues saqué entrada en el fondo sur, y cuál fue mi sorpresa cuando veo que a la (D)emencia la ubicarón en una grada del lateral, por lo que me tocó ver el partido solo en el fondo con un montón de familias aficionadas al Cajasol, así pasó que la Demencia me cantaba “no estamos todos falta Javito” entre otras cosas.
Antes de entrar en lo que fue el partido que enfrentó a Cajasol y Estudiantes comentaros que como entré con mucha antelación pude saludar a Pepu a la entrada del pabellón, ver como hablaba Germán con el protagonista del partido que no fue otro que el gran Pancho Jasen, al cual verle calentar con unos pantalones magenta y una camiseta blanca te daba la impresión de estar viendo a tu ex de la mano de otro tío que no eres tu;  y también comentar como una tele local sevillana me hizo un primer plano aprovechando que llevaba la camiseta de Pancho que tanto llevé las 2 últimas temporadas.
Con Germán Gabriel, Jayson Granger, Daniel Clark, Carlos Jiménez y Jaime Fernández al término del encuentro
Del partido decir que si leéis mi post de mi anterior viaje a Sevilla tampoco notaréis mucha diferencia a lo que vais a leer ahora, porque fue un calco total al partido del Jueves Santo. Y es que Estudiantes fue un juguete en manos del Cajasol, y eso que el inicio del encuentro fue más bien torpe porque con solo 3 minutos y medio disputados el tanteo era de 0-3 gracias a un triple de Jiménez, pero cuando Cajasol se estrenó en el marcador lo hizo con un parcial de 8-0 que le hizo ponerse por delante y ya no soltar esa ventaja en todo el partido, aunque en este primer cuarto Estudiantes pudo hacer un poco la táctica del conejo de la que tanto habla Manel Comas y acabar con 20-16. Pero aquí se acaba Estudiantes porque en el segundo cuarto Cajasol arrancaba con un parcial de 9-0 que Jaime Fernández (uno de los mejores del Estudiantes) cortaba, pero aun así Estudiantes se mostró muy flojo en defensa y eso provocó que Cajasol gracias a Paul Davis, Luka Bogdanovic y sobretodo el protagonista del partido, Pancho Jasen que acabó con 27 de valoración rompieran el partido y a falta de 3:11 para el descanso el luminoso reflejara un 46-24, llegando al descanso con una ventaja de 23 puntos (53-30) para los cajistas dejando ya la segunda mitad para la basura.
En el tercer cuarto más de lo mismo, intercambio de canastas y cada vez que Estudiantes intentaba reaccionar, Cajasol contrarrestaba las canastas colegiales llegando incluso a ampliar la ventaja, dejando el resultado 70-43 a falta de 10 minutos por disputarse. Y el último cuarto algunos pensábamos que el Caja se relajaría y el Estudiantes maquillaría el resultado un poco pero no fue así, el Cajasol se mantuvo muy fuerte en defensa y la diferencia no bajaría nunca de 20 puntos y a falta de 1:40 para el final, el Palacio de Deportes de San Pablo era una fiesta, el público disfrutaba de lo lindo de los hombres de Joan Plaza y se dedicaban a hacer la ola, aunque a quien les escribe le tocó tener a un sevillano un poquito plasta que aparte de corear y vitorear a sus jugadores, se dedicaba a cotillear mirando lo que hablaba por whatsapp con la Sección Luxemburgo, los cuales me dejaron solo por Sevilla ya que 2 de ellos prefirieron ir al balonmano, oro se fue a Granada, otro se dedicó a ir a ver al femenino a ver si pillaba cacho, y por último el pobre Marcos que se quedó con las ganas de ir por falta de gente. Por cierto, al final el resultado…. Puedes continuar leyendo en el siguiente enlace http://javito-ontour.blogspot.com/2011/11/sevilla-2.html

_______________________________________________________________________________________________________

VIAJE A SALAMANCA

El verano 2011 está echando sus últimos estertores dejando atrás uno de los mejores veranos de mi vida, por no decir el mejor entre tanta salida, visitas al Parque de Atracciones y Warner, y muy buenas vacaciones por partida doble como pudisteis leer. Pero faltaba la guinda para completar este magnífico verano, y esa guinda fue la visita a una ciudad en la que nunca había estado hasta el momento, una ciudad histórica, de las más turísticas, de más fama gastronómica, y con la universidad más antigua de España. Lo habéis adivinado amigos míos. El Javito On Tour llegó a SALAMANCA.

Este viaje fue muy especial por varios motivos. Para empezar fue la primera vez que viajé para ver un partido de pretemporada de Estudiantes, luego también porque este viaje fue de transición ya que sirvió como broche final a un verano para enmarcar como ya he dicho antes, y además sirvió como un prólogo a lo que será el Javito On Tour 11/12. Pero sobretodo por lo que pasará a la historia este viaje es porque fue el estreno de la llamada Sección Luxemburgo.

De la Sección Luxemburgo comentaros el origen antes de entrar en detalles de lo que ha sido este viaje: Todo empezó el 29 de Diciembre de 2010 cuando jugó Estudiantes en Fuenlabrada donde me encontraba con Marcos de Planeta Acb, Javi Cabello y Dani Frías que son dos voluntarios de Estudiantes, e Iñaki y Borja Malaina, dos hermanos amigos de Marcos con los que estábamos hablando de todo un poco hasta que abrieran las puertas del Fernando Martín. Y en una de las charlas que tuvimos hablábamos de las secciones que componen la (D)emencia, y quien les escribe dijo de guasa ser la Sección Luxemburgo porque siempre viajo solo a todos los sitios. Y ahora me preguntaréis ¿Por qué Sección Luxemburgo y no otro nombre? Pues bien, todo vino porque me hizo gracia una viñeta del tebeo Atlanta 96 de Mortadelo y Filemón en la que en el desfile de inauguración de los JJOO salía un batallón de chinos desfilando y posteriormente aparecía en la representación de Luxemburgo solamente el abanderado y al ir solo pues me recordó a mi cuando viajo. Así que al decir lo de Sección Luxemburgo, todos los presentes se partieron de risa y lo tomamos como a guasa, después seguimos la coña en el Twitter hasta que un día dijimos de hacer un viaje todos juntos como sección, y ese viaje decidimos que fuera este de Salamanca, ya que en Sevilla nos juntamos todos excepto Marcos, aparte que ese viaje no fue planeado como tal, por lo que nuestro estreno como sección se dio en la capital charra y esta sección la formamos Marcos, Cabello, Frías, Iñaki, Borja y servidor.

El viaje comenzó bastante pronto, nuevamente me tuve que levantar (¿os lo imagináis verdad?) a las 6:45 ya que habíamos quedado a las 8:15 en Chamartín, pero durante el viaje hasta dicho punto de encuentro íbamos hablando via Whatsapp donde si leíais el contenido de los mensajes más bien parecíamos el comité de leones del Max & Henry de La que se avecina.

El primero en llegar fue Cabello, después llegué yo y posteriormente llegarían Marcos y los Malaina. Tras hacer el reparto de billetes nos subimos en el tren y a las 8:44 arrancábamos dirección Salamanca.

Durante el viaje íbamos trasteando nuestros móviles bien descargando aplicaciones de Android, twitteando, jugando a algún juego, mandándonos mensajes a través de Whatsapp o trasteando el Tweetdeck, y es que menuda suerte que hubiera enchufes en los asientos para así no tener que gastar batería del móvil.

También comentar el cachondeo que se tuvieron los presentes con quien les escribe porque me pusieron a mi lado a una mujer mayor diciéndome que si había ligado, también el pitorreo que hubo con una aplicación que tiene mi móvil en la que tengo las mejores frases de Antonio Recio y claro, oir retumbar en medio del vagón frases como “ufff que pechotes” o “que me han hecho tras tras por detrás” pues os podéis imaginar las risas que tuvimos. Y para terminar lo que fue el trayecto de ida comentar unas americanas que se montaron en el autobús a las que acompañé a Cabello y Marcos a ver que aspecto tenían dando un paseo por el tren antes de llegar a Ávila, pero vamos, que a mí no me llamaron la atención porque yo soy como con los pezqueñines, a mi me gustan más mayorcitas.

A eso de las 11:31 llegábamos a la estación de Salamanca Alamedilla en un viaje que la verdad lo pasamos genial. Durante nuestro camino hacia el hotel, Marcos se detuvo en el Café Bar La Alamedilla porque se le había antojado un montado haciéndonos esperar a todos los demás miembros. Así seguimos hasta que llegamos al hotel residencia Gran Vía, donde al hacer el check in nos dice una recepcionista bastante agradable que no están listas las habitaciones y que dejemos en consignas los equipajes por lo que soltamos todo el lastre y cogimos bolsitos y demás para nuestra visita turística; visita turística que empezó desde la calle Toro hasta la Plaza Mayor donde nos encontramos un desfile del ejército por el centenario de la aviación. De ahí quien les escribe empezaría a mirar tiendas de regalos para seguir con la colección de souvenirs en donde lo más típico de Salamanca se encuentran las ranas de la suerte, y mientras yo buscaba comprar algo, mis 4 compañeros se fueron a tomar un pincho en un bar restaurante cercano al monumento a Churriguera en el que aprovechamos a leer prensa y a estar trasteando nuestros smartphones.

De ahí fuimos caminando por la Rua Mayor hasta que llegamos a la catedral, una catedral bastante bonita y además gratuita teniendo en cuenta que muchas como ya habéis leído son de pago en la que bromeando Marcos me grabó una entrevista a lo callejeros que por cierto aun no sé como habrá quedado y donde empezamos a hacernos fotos con la bandera de Luxemburgo como ya podréis ver en este post.

Tras salir de la catedral bajamos por una calle que casualmente daba con la Huerta de Calixto y Melibea, lugar que queríamos también visitar, y donde Marcos se dedicó a vacilar a un niño vasco de unos 11 años todo porque decía que su jugador favorito es Aitor Ocio y donde al decir Iñaki y Borja que simpatizan mucho al Athletic nos hablaba en euskera.

A la salida del huerto decidimos volver otra vez a la zona del mercado a tomar otro pincho aprovechando que aun estaban en pie las casetas de las fiestas, y aquí…

CONTINÚA LEYENDO AQUÍ

VIAJE A SEVILLA

La última parada del Javito On-tour 2010/2011 me llevó a un lugar al que solo fui una sola vez y donde estuve tan de pasada que ni siquiera recuerdo muchas de las cosas que viví en aquel viaje del año 99, el Javito On Tour cerró la temporada en SEVILLA

Al leer esta crónica os quedaréis sorprendidos cuando tras regresar de Vitoria dije que ese era mi último viaje, pero las cosas no salen como uno quiere, y los planes que tenía para Semana Santa y mi cumpleaños se chafaron, y como alternativa decidí irme hasta Sevilla puesto que esta era la última oportunidad de viajar con el equipo por esta temporada, ya que nos queda  una salida a Manresa que entre lo lejos que está y que se jugará en diario hace que sea imposible ir hasta allí.

Este viaje lo realicé como a mí más me gusta, en AVE tanto la ida como la vuelta aunque claro, al sacar los billetes con una antelación de 5 días pues no pude sacar tarifas web y estrella y me salieron un poquito caros.

El viaje comenzó en Atocha donde al llegar me encuentro con un montón de cámaras de televisión y lleno de seguidores madridistas con motivo de la final de copa que jugaron frente al Barça y la verdad que entre tanto vikingo y llevando quien les escribe una sudadera de Estudiantes me dio un poco de cosilla.

A las 10:00 puntual como siempre arrancó mi tren con destino Sevilla, un tren que iba hasta arriba de gente y donde tuve la mala suerte de tener a mi lado a un niño pequeño más pesado que una vaca en brazos todo el rato diciendo hola, subiéndose por los asientos y dándome pataditas por debajo de la mesa, y eso que iba escuchando mi Ipod a ritmo de Offspring  y jugando a la PSP con la suerte de llevarla enchufada a la corriente porque este tren tenía enchufe y así no tenía que gastar batería.

A las 12:22 llegué a Sevilla donde lo primero que hice fue ir a una oficina de turismo y conseguir un mapa de la ciudad para poder hacer mi recorrido turístico, y de ahí salí al exterior hasta El Corte Inglés donde estaba la parada del 27, tras esperar un poquito cogí el autobús donde me cobraron a 1,30 cada viaje y donde me comí un gran atasco que luego riánse de los que se montan en la M30 de Madrid, al final casi una hora después conseguí llegar a mi hotel donde tras hacer el Check-in me esperaba una gran recompensa al subir a la habitación, y es que probablemente tuve en Sevilla la mejor habitación de toda la temporada ya que parecía una suite, con cama de matrimonio, baño completo, saloncito con escritorio, un sofá, una mesita y la televisión y encima wi-fi gratuito, es lo que tiene estar en un hotel de 4 estrellas.

Tras soltar el equipaje me puse a esperar el 22 hasta el centro pensando en comer allí y luego empezar mi recorrido. Pero estuve esperando allí como un tonto y más cuando descubrí que había frente al hotel un Telepizza por lo que no lo dudé y paré allí a comer pero con un mosqueo porque eran las 3 de la tarde y aun no había visto nada entre el atasco del 27 y el tiempo que perdí esperando el 22 y di por hecho que me dejaría por ver bastantes cosas de la ciudad.

Tras comer y subirme la otra pizza al hotel para cenar volví a esperar al 22 que por cierto tuve que esperar una burrada de tiempo y ver impotente cómo solo pasaban autobuses del número 27 todo porque le pilló de lleno una procesión, pero una vez que lo cogí llegué al Prado de San Sebastián donde me di cuenta que era algo similar a la Alameda Principal de Málaga ya que estaban gran parte de las cabeceras de los autobuses allí.

Para seguir leyendo visita:

EL BLOG DE UN DEMENTE

_______________________________________________________________________________________________________

La octava y última parada del Javito On Tour de la presente temporada me llevó a un destino donde nunca había estado, y ya es raro porque es uno de los lugares por antonomasia de un seguidor estudiantil, entre el buen rollo que hay entre aficiones, se ganó allí nuestro último título oficial hasta la fecha, y allí logramos clasificarnos para una final ACB. Así es, lo habéis adivinado. El Javito On Tour se cerró en VITORIA.

Antes de adentrarme en lo que ha sido este nuevo viaje comentar que en mi último post me despedía diciendo que mi próximo viaje sería en Barcelona, pero para mi desgracia tanto Regal como Estudiantes decidieron adelantar el partido al viernes 18 de marzo para que los dos equipos pudieran tener un día más para preparar respectivamente las eliminatorias de cuartos de Euroliga y Eurocup (aunque para lo que sirvió que caimos ambos eliminados…) y eso provocó que tuviera que cancelar el viaje a Barcelona tras tener ya todo preparado excepto la entrada, y perdiera 55 euros del avión porque por suerte el hotel lo pude cancelar. Y aunque mucha gente me dijo que me hubiera ido igualmente allí pero yo principalmente cuando he viajado era con el aliciente de ver el baloncesto, porque para hacer turismo por cualquier ciudad lo puedo hacer en cualquier momento sin esperarme a ver un partido.

Volviendo nuevamente al viaje a Vitoria, comentar que este viaje lo hice también de forma mestiza, es decir, la ida la hice en tren, y la vuelta esta vez en coche ya que tanto Faustino como Clara me ofrecieron volver con ellos a Madrid, lo cual se lo agradezco muchísimo, ya que en ese caso el Javito On Tour hubiera finalizado en Alicante.

El viaje comenzó un poco regular y es que aparte de haberme tenido que levantar muy pronto tras haberme acostado más tarde por motivos que no vienen al caso, encima no dormí nada bien y cogí algo de frío, por lo que me fui con un poco de mal cuerpo.

El desayuno que me pusieron en el tren por ir en preferente

Aun así llegué pronto a Chamartín, lugar de donde tenía que partir, y pude aprovechar la sala VIP ya que tuve la gran suerte de realizar el viaje en preferente por 10 euros más de lo que me costó el billete, y puede beneficiarme de ventajas como estar en la sala de espera, tomarme un zumo, unos pocos de sobaos y varias palmeritas de azúcar, así hasta que a las 8:02 salí rumbo a Vitoria. En este tren tuve la suerte de que hubiera enchufes bajo los asientos, con lo que pude encender mi portátil gran parte del camino y donde me puse a ver el mítico Estu-Menorca de la temporada 07/08 hasta que llegué a Valladolid donde nos sirvieron el desayuno, un desayuno bastante completo donde me incluía café, croissant, manzana, yoghourt líquido, un panecillo rústico con tomate natural, y otro zumo de naranja que debido a un poco de falta de espacio se me cayó encima del portátil y ahora tengo tarea hasta que consiga terminar de limpiarlo.

A las 11:41 y tras hacer parada en Segovia, Valladolid, Burgos y Miranda de Ebro, llegué a Vitoria, donde me esperaba un tiempo muy agradable teniendo en cuenta la ciudad donde estaba y la época del año, y donde vi una ciudad muy limpia y muy bien cuidada comparada con lo que veo en otros lugares.

Calle de El Prado con la catedral nueva al fondo

Tras dar los primeros pasos como reconocimiento, llegué a la Calle la Paz donde cogí el L1 hasta mi hotel, en parte gracias a un hombre bastante agradable que se montó conmigo en el autobús y hasta que llegué a mi destino me estuvo explicando donde está lo más importante de Vitoria y como llegar hasta todos los lugares, lo que me confirmó que no solo en Bilbao hay muy buena gente, sino que el País Vasco es la comunidad donde mejor me han tratado.

Tras despedirme de este hombre anónimo y bajarme del autobús llegué al hotel donde hice el Check-In de entrada y me dieron la llave de la habitación, una habitación bastante amplia, con tele de plasma de 32 pulgadas, baño completo, pero bastante oscura y donde no había cama de matrimonio, ya que este hotel solo tenía 9 camas así.

Según llegué a la habitación empezaría a relucir el triste protagonista de este viaje a Vitoria. El catarro, y es que amigos de este humilde blog, quien les escribe como ya os dijo antes, la noche anterior durmió muy sofocado del calor que hacía y cogí frío y ya en el viaje me notaba los primeros síntomas, a ver también por que si no estaba tan patoso como para que se me cayera el zumo encima del portátil aparte del poco espacio que tenía. Por lo que según dejé el equipaje me tuve que echar una pequeña cabezada si quería hacer turismo por la ciudad.

En la Plaza de la Virgen Blanca

Tras dormir solo una hora debido a mi malestar, me bajé a la calle y estuve comiendo en un Telepizza, pero antes paré en recepción y aparte de conseguir un mapa de la ciudad me enteré de todo lo que tenía que ver en Vitoria.

Tras comer empecé mi recorrido en la catedral nueva, después llegué a la Plaza de la Virgen Blanca, pasé por correos y posteriormente por la Plaza de España, de ahí empecé a callejear todo el casco antiguo y llegué a la Calle de la Cuchillería donde me encontré una tienda de regalos cerrada, y para hacer tiempo hasta que abrieran las tiendas visité la catedral de Santa María donde lleva años en restauración y se puede visitar aunque tienes que venir con reserva, ya que de lo contrario solo puedes visitar el pórtico principal y la nave. Como curiosidad te ponen un casco de obra blanco si formas parte de un grupo guiado y uno azul si no lo eres como fue mi caso. Lo malo es que no estaba permitido echar fotos de la catedral, aunque destrangis me pude echar una foto con el casco de obra puesto.

PARA SEGUIR LEYENDO PINCHA EN SU BLOG!!

______________________________________________________________________________________

4. VIAJE A ALICANTE

https://lh3.googleusercontent.com/-45-Z1BNvZDs/TWzuiHZKolI/AAAAAAAAAIc/yGlh3IyfaOw/s1600/DSC03955.JPG

41 días después de mi último viaje, el Javito On Tour volvió ni más ni menos que a la ciudad donde empezó todo, la ciudad donde viajaría por primera vez solo sin nadie, la ciudad de las palmeras y del buen tiempo en invierno, la ciudad de donde son El Pacto. Y es que el Javito On Tour volvió a Alicante.

Esta vez la cosa cambió un poco ya que tras 3 viajes viniendo y volviendo en avión, esta vez el viaje sería mestizo puesto que la ida la hice en tren y la vuelta volvió a ser por aire teniendo la gran suerte de conseguir una tarifa web y un vuelo económico.

El viaje empezó bastante bien porque en un principio cuando saqué el billete estaba previsto que la salida se haría desde Chamartín pero por suerte lo cambiaron y salí desde Atocha por lo que no tuve que madrugar tanto. Salimos a las 9:26 con un pequeño sustillo y es que una pareja se montó en el tren equivocadamente y casi se vienen a Alicante conmigo, pero por lo demás resultó un viaje cómodo y tranquilo, donde desde Madrid hasta Albacete pude ir durmiendo un poco y ya pasado Albacete fui jugando con la PSP y escuchando música en mi Ipod llegando a Alicante a las 12:39 y donde me esperaría un tiempo magnífico, ni más ni menos que 21 grados de temperatura, y es que por estas cosas me encanta ir a Alicante.

De la estación fui andando hasta la Plaza de los Luceros hasta Alfonso X el Sabio donde me costó un poquito encontrar mi hotel ya que le cambiaron el nombre, pero al final llegué y pude hacer el Check-In sin ningún problema, y donde lo peor fue que para conseguir cama de matrimonio tuve que pernoctar en un tercer piso por lo que tuve que renunciar a tener unas buenas vistas, pero al menos tuve Wi-Fi gratuito que ya es de agradecer teniendo en cuenta que en otros viajes me tocó pagar por ello.

Tras subir a la habitación, soltar el equipaje y ver que la cama no tenía almohadas, sino 4 cojines, bajé a comer a un Telepizza cercano, y según iba hacia allí me llamó la atención el sonido de los semáforos para los ciegos, y es que en vez de sonar como un pájaro, los semáforos de Alicante sonaban con un sonido grave bastante curioso.

Tras comer y dejar la cena en el hotel, volví a Luceros para encontrarme con una persona bastante especial para mí, y no es otra que Manoli, una gran amiga con quien me une un vínculo muy importante como es el grupo musical “El Pacto”, y a raíz de eso hicimos amistad.

Durante toda la tarde estuvimos juntos y fuimos descubriendo prácticamente todos los rincones de Alicante que no tienen nada que ver con la playa. Por este orden fuimos recorriendo la Diputación Provincial, la Plaza de Toros, subimos al barrio de Santa Cruz, bajamos al parque de la Ereta y de ahí pude tomar una fotografía a la llamada cara del moro situada en el castillo de Santa Bárbara. Luego vimos la basílica de San Nicolás, para desde allí ver el Ayuntamiento de Alicante, y ya ahí pude encontrar escondida una tienda de souvenirs donde pude comprar una caracola con el dibujo de la Explanada. Tras ello fuimos a la Plaza y Basílica de Santa María, luego vimos el teatro principal hasta llegar a la Explanada donde descansamos viendo el puerto y la puesta de sol, y tras descansar vimos el edificio Carbonell y la zona del casino, para ya nuevamente en Luceros sentarnos en una terraza y mientras tomábamos algo seguíamos hablando de todo un poco, y ya de ahí nos despedimos y me subí a la habitación a trastear internet que para eso el Wi-Fi era gratuito como dije antes, y donde aparte de dormir mal por culpa de los cojines también pasé un calor tremendo en la habitación y encima me volvió a pasar como en Bilbao que no había casi jabón líquido en la bañera y tuve que usar la pastilla como en los viejos tiempos.

Ya el domingo me levanté y tras volver a ponerme las botas en el buffet vi como el tiempo cambiaba bruscamente estando nublado y corriendo un poco de aire, lo normal en estas fechas. Y tras terminar de hacer el equipaje, sucedió algo que no me hubiera gustado que ocurriera, y es que amigos, quien les escribe se quedó traspuesto en la cama y cuando me di cuenta eran las 11:38, así que cogí mis cosas, hice el Check-Out del hotel y me fui hacia el pabellón, con tan mala suerte que según iba hacia allí empezó a llover y no pasaba ningún taxi en ese momento, y encima para llegar hasta allí fui subiendo por un camino de cabras, hasta que por fin di con mis huesos en el estadio José Rico Pérez y de ahí calle abajo hasta el Centro de Tecnificación.

Una vez que llegué me estaba esperando Marcos con mi entrada para el partido, y me llevé la gran noticia de que…

PARA SEGUIR LEYENDO PINCHA EN SU BLOG!!

_______________________________________________________________________________________________________

3.VIAJE A VALENCIA

Con tan solo 7 días de diferencia desde mi viaje a Bilbao, la sexta parada del Javito On tour me llevó a Valencia, una ciudad que llevaba casi 8 años sin pisar,  exactamente desde la ya mítica semifinal de la Uleb (hoy Eurocup) frente al entonces Pamesa (hoy Power Electronics) y que en aquel entonces nos pilló en plena nit del foc, por lo que pude disfrutar de las fallas aquel año. Nuevamente fui en avión, ya que cuando saqué los billetes aun no estaba inaugurado el Ave, y personalmente, me ha salido más económico ir en avión que en el tren, aunque yo prefiera más este medio de transporte. Luego, también comentar que, a diferencia de otros viajes, en este no tuve que madrugar, ya que la hora de salida estaba prevista para las 14:10, aunque para futuros viajes casi que prefiero salir un poco más pronto para aprovechar el día. Y que esta vez no hubo incidentes como en Bilbao, ya que hice el control de seguridad sin problemas, llevaba impresas de casa las tarjetas de embarque, y encima hasta llegué puntual a Valencia, puesto que despegamos a las 14:39 tras recorrernos casi todas las pistas del aeropuerto y aterricé en Manises a las 15:15, puntualidad inglesa.Cuando me bajé del avión pude comprobar que nuevamente el tiempo iba a estar de mi lado, porque desde que aterricé hasta que embarqué fui a cuerpo por Valencia, algo de agradecer cuando estás en pleno mes de Enero. Tras bajar del avión me dirigí hacia el metro, y allí cogí las líneas 3 y 5 hasta Xativa y donde empecé a ver que a diferencia de Bilbao, aquí el transporte es más caro, puesto que me cobraron 2,90€ por un billete hasta el centro de la ciudad, aunque al menos tenía cobertura en toda la línea y pude ir trasteando el Twitter con mi móvil.

En la Plaza del ayuntamiento

A la salida del metro estaba esperándome Sergio, un miembro de la peña Tredici del Valencia que me hizo un poco de guía por la ciudad y ya me acompañó hasta el hotel donde me hospedaría en este nuevo viaje. Y tras hacer el check-in, dejar el equipaje, revisar la habitación, y comprobar que las puertas de las habitaciones daban la sensación de que estabas en un trastero, volvimos a coger el 13 que nos devolvía al centro de la ciudad, y ya ahí hicimos una ruta que me llevó por la Plaza del Ayuntamiento, el edificio de correos, el Miguelete pero como empezaba ya a anochecer no subí a verlo. Después fuimos por la calle de la paz bordeando el casco antíguo pasando por el cauce del Turia hasta llegar a las Torres Serrano, de ahí fuimos hasta la Plaza de la Virgen pasando por las Cortes valencianas, y ya ahí empezaba a tener un poquito de frío ya que aunque hacía 14 grados pero uno iba a cuerpo y con manga corta debajo. Una vez que llegamos nuevamente a la plaza de toros, Sergio y yo nos despedimos hasta el día siguiente, y ya de ahí me fui a cenar porque con la ruta turística y el avión en la sobremesa no había comido. Tras la cena fui nuevamente hacia el Miguelete porque había visto una pastelería y  necesitaba comprar algo para que a la noche no me cayera de vacio la medicina (si, nuevamente pillé un trancazo a mi regreso de Bilbao), y a la salida me llevaría dos chascos con el transporte valenciano. El primero es que fui a un kiosco a recargar mi tarjeta del metro, y yo pensando que podías recargar con el importe que uno deseaba, pero no, resulta que te clavan 9,40€ por 10 viajes (como si yo fuera a hacer tantos en un fin de semana), y como yendo al hotel el conductor me dijo que valía para el autobús, pues por un lado me pensé que así tenía todo el transporte pagado. Pero no fue así, porque tras comprarme una réplica del Miguelete como souvenir, fui a coger el 13 hacia el hotel, y resulta que los 10 viajes que acababa de comprar, no servían para el autobús, solo servían para el metro, así que como que acababa de tirar al fregadero casi 10 euros. Y para terminar el sábado nuevamente tengo el Wi-fi de pago, por lo que al final me gasté más de lo previsto… y aun quedaba algo más.

Ya el Domingo tras levantarme, vestirme, bajar a desayunar, terminar de hacer el equipaje y coger la camiseta, la bufanda, el gorro y a Guillermina, (que para quien no la conozca resulta que Pascualino tiene familia, y a este viaje me llevé a su mujer) me dispuse a hacer el check-out y ya fui rumbo a la Fuente de San Luís donde me esperaría otro imprevisto, y es que cuando fui a retirar mi entrada que el club me había facilitado gratuitamente como en Menorca, resulta que en taquilla no tenían ninguna entrada a mi nombre y al final tuve que rascarme el bolsillo, y menos mal que esto me ha pasado en Valencia que la entrada me costó 10€, que si me llega a pasar en Menorca me daba algo ya que allí me querían cobrar 22€ por una entrada. Una vez dentro de la Fonteta me fui a comprarle una bufanda del Valencia a Óscar tal como me pidió en el último partido de casa, y ya de paso me cogí un muñeco de Pam, la mascota del Valencia. De ahí ya me situé en la grada pero antes me fui a saludar a la peña Tredici, donde hay gente que conozco de hace muchos años como es Ana, o a otros de hace menos como es el caso de Fernando, Alicia o Cristian pero que también me llevo con ellos bastante bien. Y lo que iban a ser unos saludos, al final pasó que me quedé viendo el partido con ellos pero con muy buen rollo, ya que estuvimos tirando del móvil para saber qué equipos entraban en copa y quién era cabeza de serie, teníamos bastante cachondeo viendo a Sergio disfrazado en los tiempos muertos de Buzz Lightyear, ellos animaban a su equipo lógicamente y…. PARA SEGUIR LEYENDO ESTE VIAJE PINCHA AQUÍ

Plaza de la Virgen con el Miguelete de fondo

_____________________________________________________________________________________

2. VIAJE A BILBAO

La primera parada del Javito-Ontour de 2011 me llevó a una ciudad donde ya estuve la temporada pasada, pero debido a circunstancias no la vi como era debido y quería regresar para volver a ver al Estudiantes pero sobre todo para conocer esta ciudad a fondo. Si amigos, el Javito On-tour regresó a Bilbao.

Nuevamente mi medio de transporte fue el avión tanto para la ida como para la vuelta, y esta vez me tocó empalmar, ya que despegaba muy pronto y encima uno que curra de tarde ya no está hecho para madrugones.

Este viaje a Bilbao empezó un pelín accidentado, puesto que nada más llegar a la T4 veo que mi vuelo va por autocheck-in en vez de por mostrador, así que fui a imprimirme la tarjeta de embarque y… ¡sorpresa! Resulta que no me reconoce los datos de mi DNI ni mi apellido, por lo que voy a una empleada de Iberia a comentarle la incidencia, ella me dice que pruebe con otros datos, así que esta vez introduzco mi tarjeta de débito y de nuevo me vuelve a dar error. Quien les escribe ya empezaba a ponerse nervioso ya que faltaba una hora para el despegue y veía que me quedaba en tierra, así que nuevamente fui a dicha empleada y le dije que seguía sin funcionarme, así que no les quedó más remedio que ir al mostrador a sacarme el localizador y al tercer intento, por fin, conseguí imprimir mi tarjeta de embarque.

Pero aquí no termina la cosa, porque cuando iba a pasar el control del aeropuerto me pita el detector de metales, y me hicieron descalzarme y quitarme la sudadera, cuando en otros viajes nunca había hecho falta y encima casi me pierden la sudadera. Y para remate me abren el equipaje porque vieron algo sospechoso, y lo sospechoso eran unos croissants que llevaba de desayuno, y es que por cosas así uno prefiere viajar en tren pero es que últimamente es más barato viajar en avión que en tren desgraciadamente. Por suerte pasé los controles y tras dar una vuelta por ese laberinto llamado T4 llegué a mi puerta de embarque, y a las 8:32 estaba despegando para aterrizar a las 9:11 en Bilbao.

Tras bajarme del avión fui a coger el bizkaibus rumbo al centro de la ciudad, donde un amable conductor me dijo en donde me tenía que bajar y en menos de media hora llegué a Bilbao y pude comprobar como los del tiempo por una vez se equivocaban en mi favor, ya que no hacía ni pizca de frío y los cielos no estaban tan cubiertos como se preveía.

Ya en Bilbao me dirigí hacia mi hotel pero por el camino empecé a hacer turismo, y es que el autobús del aeropuerto me dejó en la misma puerta del Guggenheim, y aproveché para coger un Guggenheim de recuerdo, ya que en mi anterior visita no encontré nada, y ya me dediqué a recorrerlo por fuera donde vi lo más típico, el perro Puppy, las 80 esferas, los globos de colores también llamados tulipanes, y la araña, y ahí pude comprobar la amabilidad de la gente de Bilbao, puesto que me hicieron fotos por allí y si hubiera hecho falta me hubieran hecho 5 o 6, pero sobretodo me quedo con una mujer que me explicó en el Puente Calatrava la historia de dicho puente y el motivo por el cual hay un gran felpudo de un lado a otro, y también me habló del Puente Príncipes de España o también llamado Puente La Salve y de las dos torres de Isozaki, y es que siempre es bueno aprender un poco de cultura.

Después de esa lección de cultura bilbaína ya llegué a mi hotel, y tuve la gran suerte de que tenían mi habitación lista teniendo en cuenta que serían las 10:30 de la mañana y mis peticiones fueron cumplidas, puesto que tuve cama de matrimonio y el último piso como a mí me gusta.

Después de hacer el check-in me encontré con Chisco y Bea que iban con el pequeño Erik darle de desayunar y ya de ahí me subí a la habitación, y como había empalmado como puse antes me fui a dormir que falta me hacía si quería aguantar durante el resto del día.

Cuando me levanté me fui a comer a un bar cercano de mi hotel donde solo había pintxos de tortilla pero de gran variedad, y por 8,50 me comí 2 pintxos, 2 pulgas y una coca-cola. De ahí cogí el metro hasta Santutxu rumbo a la basílica de Begoña donde me pareció bastante bonita comparada con otros lugares santos que he visitado. Y ya de ahí cogí el 30 rumbo a Miribilla para ya ver el partido, pero me sucedió algo que no se ve todos los días, y es que a la altura del ayuntamiento tuvimos que desalojar el autobús debido a una manifestación proetarra, y eso supuso un pequeño contratiempo porque faltaba hora y media para el inicio del partido y no sabía cómo llegar hasta el pabellón.

Por suerte eché el ojo a un padre y su hijo que iban ataviados con bufandas del Bilbao Basket y como si se tratara de una misión del GTA, me dediqué a seguirles por la ciudad hasta que por fin llegué al Bilbao Arena, y es que amigos, hay que buscarse las castañas como sea.

Una vez que llegué al Bilbao Arena me encontré con gente de (D)emencia, donde me contaron que solo salió un autobús demente, que salieron con solo 20 minutos de retraso y que nada más hicieron 3 paradas para mear, todo un record para un bus demente. Y ya ahí se produjo el reparto de entradas donde recogí la mía y la de todos los miembros de +turbantes que nos desplazamos a Bilbao, con tan mala suerte que en los tornos de acceso no funcionaba ninguna entrada, salvo la de Presi y la mía y hubo que ir a cambiarlas.

Ya dentro del pabellón pude comprobar que el Bilbao Arena estaba hecho para la selección australiana, la brasileña o la jamaicana con los asientos verdes y amarillos, y además el enorme calor que hacía allí dentro, muy parecido al que hizo en Zaragoza y lógicamente se volvió a cantar el “sube la calefacción”.

En cuanto al partido vimos la primera sorpresa y es que Driessen salía de inicio aparte de dejar en Madrid a Asselin (veremos si es cortado próximamente o no) y asistimos a un primer cuarto bastante flojo que acabó con 13-11 y donde destacaron Welsch y Jasen, mientras que Ellis estuvo bastante desacertado y eso le valió para que la (D)emencia le cantara “tú serás el próximo descarte”.

El segundo cuarto fue más de lo mismo, un partido soporífero puesto que entre lo visto en la pista de juego y el calor sofocante que mencionaba antes me hicieron estar bastante apático en el partido, lo único que me animó y que me hizo partirme de risa fue ver como la (D)emencia bailaba COORDINADAMENTE el “Follow the leader”, no se es capaz de coordinar el Hare Hare y se coordinan para esta canción del verano de hace 10 años.

El tercer cuarto estuvo más igualado y quizás fue donde Estudiantes jugó mejor ya que se redujo la distancia a 3 puntos al final, pero en el último cuarto entre lo mal que se jugó nuevamente y dos decisiones arbitrales un tanto polémicas hicieron que la victoria se quedara en casa con el resultado de 66-57, un resultado en el que demuestra que si al Bilbao le coge un equipo más potente le hubiera ganado con muchísima facilidad.

Comentar también el ambiente frío que hay en el Bilbao Arena, puesto que la afición no animaba casi nada, y se dejaban llevar más por el órgano electrónico del speaker ya que tan pronto te ponían música de bar de copas como si metía el Bilbao una canasta o un triple salía de fondo gritando King Africa “boooooombaaaaa” o un grito típico vasco que más bien parecía una mujer pisándole un callo.

Al salir del partido me llevé una gran sorpresa al ver que hacía tan buena temperatura que pude estar a cuerpo toda la noche, y como ya es tradición en mis viajes me fui a ver salir a los jugadores, donde los zapatistas y quien les escribe nos hicimos varias fotos con Jaime Fernández con gorro zapatista y Pascualino en mano, y como me acabé extraviando de +turbantes pues ya me quedé con los zapatistas,  Faustino y Clara y con Mª José y Julián, a este último debido a que se enrollaba hablando con todos los jugadores y cuerpo técnico de Estudiantes y como no arrancaba para irnos todos juntos de Miribilla, los zapatistas y quien les escribe le empezábamos a cantar “vamos Julián, hasta el final”, y es que aunque pierdas el partido, lo que cuenta es pasarlo bien.

Del Bilbao Arena fuimos andando calle abajo hasta que ya nos despedimos de Julián y Mª José que ya regresaban a casa, y ya de ahí nos fuimos al casco viejo a cenar algunos pintxos, puesto que no comer pintxos en Bilbao es como ir a Granada y no probar las tapas.

Destacar en el casco viejo dos cosas, una y lo vuelvo a decir es lo maja que es la gente de Bilbao que sin conocernos de nada y al vernos con sudaderas y bufandas de Estudiantes  nos aconsejaban los mejores bares de pintxos de la zona, y la otra es ver a todos los fumadores en la calle tomándose su pintxo y su bebida fuera del bar, algo que desde aquí agradezco muchísimo y ojalá nunca se derogue la ley.  Primero fuimos a un bar donde tomamos unas cañas y un pintxo y luego después nos fuimos a otro que sobre todo era de jamón, y allí nos pasó algo curioso, y es que compartimos mesa con una chica cordobesa que había ido a Bilbao de viaje ella sola (¿no os suena eso de alguien con un blog?), y ahí estuvimos los 5 charlando con ella y contándola historias del Estudiantes , de la (D)emencia y de lo que solemos hacer en los viajes, y ya cuando tuvimos que pagar, se la invitó por lo maja que había sido con nosotros. Después de ese bar fuimos los 6 dando un paseo por el centro de Bilbao y por el cauce de la Ría, hasta que ya llegué a mi hotel y me despedí de los que habían sido mis compañeros durante la noche.

El Domingo tras bajar a desayunar y echarme una pequeña cabezada (es lo que tiene que la hora del desayuno sea tan pronto) ya hice el equipaje e hice el check-out, y allí coincidí con la familia feliz (Chisco, Bea y Erik), luego poco a poco se fueron sumando Presi y Helena, luego Susana y Sonia y finalmente Óscar y Villa, también ellos realizaron su check-out y nos fuimos al bar donde comí la tortilla el día anterior y ahí estuvimos un rato juntos, hasta que ya nuestros caminos se bifurcaban, puesto que ya todos ellos regresaban a casa y yo tendría todo el Domingo para patearme Bilbao.

Mi tour por Bilbao empezaba yendo hasta San Mamés, donde pude ver todos los entresijos y la historia del Athletic de Bilbao, primero me puse a ver lo que es el museo con la sala de trofeos, equipaciones históricas y muchas más cosas, y luego después la guía nos llevó por todo lo más característico de San Mamés, el antepalco donde están el famoso león junto a las fotos de los jugadores que fueron internacionales con la selección, y donde está la imagen de San Mamés. Después vimos el palco y el busto de Pichichi y donde la guía se convirtió en mi fotógrafa particular, la cual le estoy muy agradecido por su amabilidad y lo bien que explicó la historia de este club histórico. Después del palco bajamos hasta la sala de prensa y la zona mixta, para acabar el tour en el vestuario del Athletic donde la gran mayoría (yo incluido) se tomaron fotos en la taquilla de Fernando Llorente. Una lástima no poder acceder a los banquillos y al terreno de juego debido a la plantación del nuevo césped.

Tras mi recorrido por San Mamés cogí mi mapa y me dediqué a recorrerme las calles de Bilbao. Primeramente me fui hasta la Plaza del santo corazón de Jesús, de ahí al parque de Doña Casilda, luego fui hasta la Plaza Moyua, por equivocación fui hacia la Plaza Jado al querer ir por Ercilla, dicha calle me la recorrí hasta llegar a la Plaza Indautxu, de ahí la Alameda de San Mamés hasta llegar a la Plaza de toros de Vistalegre (si, los bilbaínos también tienen una plaza de toros con ese nombre). De ahí me fui a ver la Casilla, el antiguo pabellón del Bilbao Basket. Y como aun me sobraba tiempo y ya había visto prácticamente todo lo esencial de Bilbao, cogí el metro en Indautxu y me fui hasta Portugalete hasta el puente colgante, donde me cobraron 5€ por subir en lo alto del puente, aunque la verdad que mereció la pena, ya que tenía el puente para mi solito y pude tomar unas cuantas fotos desde allí arriba, en ese momento me sentía como Leonardo Di Caprio en Titanic.

Tras ver que empezaba a anochecer, me bajé del puente por el lado de Getxo y cogí el metro rumbo a Abando y me metí durante 30 minutos en internet a actualizar el correo y el Facebook, ya que en este viaje no me llevé el portátil. De ahí me fui andando hasta el hotel para recoger mi equipaje e irme tranquilamente por la ría hasta la estación de autobuses, eso sí, estaba tan agusto viendo el paisaje y un espectáculo en el Guggenheim donde salía fuego que se me hizo tarde y tuve la suerte primero de coger un Euskotren hasta la estación de autobuses, y después el mismo conductor que me llevó en el viaje de ida, justo cuando arrancaba el bizkaibus se detuvo para que así pudiera montarme, que tomen nota en otros sitios.

Después de ir en el autobús llegué al aeropuerto, esta vez no hubo incidentes como en la ida y pude sacar mi tarjeta de embarque y pasar el control sin problemas, y con adelanto despegamos a las 21:17, aunque unas turbulencias durante el viaje hicieron que al final llegáramos puntuales a Barajas, y donde un tío me dio el viaje, puesto que iba mandando mensajitos y algún mail con el móvil cuando se supone que está prohibido volar con el móvil encendido.

Finalmente llegué a Barajas a las 22:32 poniendo así punto final a este nuevo viaje del Javito On-tour donde me llevé una grandísima impresión de Bilbao y de los bilbaínos por cómo me trataron (que aprendan en sitios como en Fuenlabrada como hay que tratar a las personas, solo voy a decir eso del partido que jugamos con el Fuenla), y ya esperando la siguiente cita en apenas días donde estaré en Valencia.

_______________________________________________________________________________________________________

1. VIAJE A MENORCA

La cuarta parada del Javito On-tour me llevó al sitio más lejano que he ido hasta ahora tanto para ver al Estudiantes como por motivos que no tienen nada que ver con la pelota naranja. En esta ocasión mi destino fue Menorca.

En un principio pensaba ir a Treviso aprovechando que era puente, que iban colegas mios de +turbantes y era una gran oportunidad para salir por primera vez de España, pero tras echarme cuentas vi que no me llegaba el dinero para realizar este viaje y si lo hacía para irme a Menorca, así que dicho y hecho, me fui a tierras baleares.


En principio este viaje lo realicé totalmente solo como la temporada pasada cuando me fui a Barcelona sin nadie, luego iréis viendo como al final tuve compañía.

Lógicamente tuve que ir en avión hasta allí, el primer viaje de la temporada que tengo que hacer por el aire tras ya ir en autobús y en tren y no será el último que haga.


Despegamos a las 9:17 de la mañana y aterrizamos a las 10:17 en un vuelo en el que había muy poca gente, donde destacaba un equipo femenino de voleibol y donde viajaba Úrsula Corberó, Ruth en la serie Física o Química, donde quien les escribe no sabía quien era hasta que se lo escuché a las componentes de dicho equipo de voleibol que se hicieron una foto con ella.


Nada más salir del avión me dirigí al puesto de información turística donde una mujer con un acento francés me atendió y me dio un pack que me incluyó el mapa de Mahón, unos horarios de autobuses y una guía turística que me sirvieron de bastante ayuda.


Ya esperando el autobús me di cuenta de dos detalles: uno que el tiempo anunciado no era el que decían y sentí un ambiente bastante frío, y el otro es que cuando salían las componentes de dicho equipo de voleibol vi como la plantilla del filial del Atlético Baleares que en ese momento se subían a un autobús intentaban ligar con ellas. Al final, y tras 25 minutos de espera cogí el 10 que me llevó al centro de Mahón y donde otra vez casi pierdo un guante.


Tras bajarme del autobús anduve por Mahón, y me detuve a ver puestos de souvenirs y un mercadillo que había en la Plaza de la Explanada y ya de ahí me dediqué a buscar el hotel donde me alojaría en este viaje. He de decir que hasta que di con el hotel tuve que dar muchas vueltas, con deciros que me equivoqué de acceso al hotel, aunque al menos pude ver unos cuantos gatos que habían por la zona de la piscina.


Una vez que conseguí encontrar la puerta principal me dispuse a hacer el check-in y tuve la suerte de que me dieran una habitación con vistas al puerto de Mahón aunque a cambio tuviera una cama doble en vez de una de matrimonio, y como tuve que madrugar bastante me eché una pequeña cabezada.


Tras despertarme me dispuse a recorrer Menorca, y la mejor manera de ver la isla sin utilizar el coche era yéndome en autobús hasta Ciutadella de Menorca, es decir, que tuve que coger un autobús que en una hora atravesaba toda la isla, y donde me pegaron un sablazo de 4,55€ por trayecto.


Al llegar a Ciutadella me fui rumbo al casco antiguo, que según me dijeron era lo más bonito que tenía este municipio. En mi recorrido me detuve en la Plaza de Alfons III donde había un grupo que hacía una música similar a la de Mayumaná, y a su vez en dicha plaza había un grupo de payasos haciendo malabares y dando un poco la nota, parando los coches que bajaban una calle paralela a la plaza, por lo que en ese momento me sentí cómodo y me quedé como tocaron 3 canciones y alguna cosa de los payasos que me hizo gracia y todo.


Durante mi recorrido por Ciutadella de Menorca y mientras iba comiéndome un panini que me cogí en una pastelería ,ya que con la siesta no había comido, fui dándome cuenta de algo que ya me pasó cuando estuve en Palma de Mallorca hace 8 años, y es que Menorca es un gran sitio para visitar pero no me gustaría vivir allí, ya que me dio la impresión de ser una zona muy triste en temporada baja, puesto que muchos bares y tiendas de la zona estaban cerrados, además del frío que hacía allí que acabé resfriado y todo, y eso unido a que los horarios de regreso a Mahón eran escasos hicieron que tuviera que meterme dentro de un bar a resguardarme del frío y a hacer tiempo hasta las 8 que salía el autobús a Mahón, y ya aproveché y terminé de ver el partido que enfrentaba al Villarreal y al Mallorca. En dicho bar vi algo que me resultó bastante curioso, y es ver a un grupo de garrulos hablando en catalán que parecían más madridistas que Bernabeu y donde presumían de las 9 Copas de Europa porque otros seguidores del Barça presumían de las 6 ganadas en un año (lo de siempre vamos).


Tras terminar el partido de fútbol ya me monté en el autobús que me llevaría de vuelta a Mahón, y donde me resultó bastante curioso pero triste a la vez ver como el pueblo a las 9 de la noche estaba desierto, no había casi un alma, por lo que me fui nuevamente a la Plaza de la Explanada y me fui a cenar a un Burger King, y tras cenar, y dar más vueltas que una peonza llegué al hotel donde me quedé trasteando internet con mi portátil ya que por primera vez en este Javito On-tour el wi-fi amigos míos… era GRATIS y FUNCIONABA


Ya el domingo tras costarme levantarme un poco me vestí y bajé a desayunar donde hice un buen uso del buffet y allí me llevé una grata sorpresa, y es que amigos, no estaría solo en el pabellón, puesto que en mi hotel había alojada una pareja que ya estaba vestida con camisetas y bufandas estudiantiles.

PARA CONTINUAR LEYENDO LA ENTRADA VISITA EL BLOG:
La cuarta parada del Javito On-tour me llevó al sitio más lejano que he ido hasta ahora tanto para ver al Estudiantes como por motivos que no tienen nada que ver con la pelota naranja. En esta ocasión mi destino fue Menorca.
En un principio pensaba ir a Treviso aprovechando que era puente, que iban colegas mios de +turbantes y era una gran oportunidad para salir por primera vez de España, pero tras echarme cuentas vi que no me llegaba el dinero para realizar este viaje y si lo hacía para irme a Menorca, así que dicho y hecho, me fui a tierras baleares.
En principio este viaje lo realicé totalmente solo como la temporada pasada cuando me fui a Barcelona sin nadie, luego iréis viendo como al final tuve compañía.
Lógicamente tuve que ir en avión hasta allí, el primer viaje de la temporada que tengo que hacer por el aire tras ya ir en autobús y en tren y no será el último que haga.
Despegamos a las 9:17 de la mañana y aterrizamos a las 10:17 en un vuelo en el que había muy poca gente, donde destacaba un equipo femenino de voleibol y donde viajaba Úrsula Corberó, Ruth en la serie Física o Química, donde quien les escribe no sabía quien era hasta que se lo escuché a las componentes de dicho equipo de voleibol que se hicieron una foto con ella.
Nada más salir del avión me dirigí al puesto de información turística donde una mujer con un acento francés me atendió y me dio un pack que me incluyó el mapa de Mahón, unos horarios de autobuses y una guía turística que me sirvieron de bastante ayuda.
Ya esperando el autobús me di cuenta de dos detalles: uno que el tiempo anunciado no era el que decían y sentí un ambiente bastante frío, y el otro es que cuando salían las componentes de dicho equipo de voleibol vi como la plantilla del filial del Atlético Baleares que en ese momento se subían a un autobús intentaban ligar con ellas. Al final, y tras 25 minutos de espera cogí el 10 que me llevó al centro de Mahón y donde otra vez casi pierdo un guante.
Tras bajarme del autobús anduve por Mahón, y me detuve a ver puestos de souvenirs y un mercadillo que había en la Plaza de la Explanada y ya de ahí me dediqué a buscar el hotel donde me alojaría en este viaje. He de decir que hasta que di con el hotel tuve que dar muchas vueltas, con deciros que me equivoqué de acceso al hotel, aunque al menos pude ver unos cuantos gatos que habían por la zona de la piscina.
Una vez que conseguí encontrar la puerta principal me dispuse a hacer el check-in y tuve la suerte de que me dieran una habitación con vistas al puerto de Mahón aunque a cambio tuviera una cama doble en vez de una de matrimonio, y como tuve que madrugar bastante me eché una pequeña cabezada.
Tras despertarme me dispuse a recorrer Menorca, y la mejor manera de ver la isla sin utilizar el coche era yéndome en autobús hasta Ciutadella de Menorca, es decir, que tuve que coger un autobús que en una hora atravesaba toda la isla, y donde me pegaron un sablazo de 4,55€ por trayecto.
Al llegar a Ciutadella me fui rumbo al casco antiguo, que según me dijeron era lo más bonito que tenía este municipio. En mi recorrido me detuve en la Plaza de Alfons III donde había un grupo que hacía una música similar a la de Mayumaná, y a su vez en dicha plaza había un grupo de payasos haciendo malabares y dando un poco la nota, parando los coches que bajaban una calle paralela a la plaza, por lo que en ese momento me sentí cómodo y me quedé como tocaron 3 canciones y alguna cosa de los payasos que me hizo gracia y todo.
Durante mi recorrido por Ciutadella de Menorca y mientras iba comiéndome un panini que me cogí en una pastelería ,ya que con la siesta no había comido, fui dándome cuenta de algo que ya me pasó cuando estuve en Palma de Mallorca hace 8 años, y es que Menorca es un gran sitio para visitar pero no me gustaría vivir allí, ya que me dio la impresión de ser una zona muy triste en temporada baja, puesto que muchos bares y tiendas de la zona estaban cerrados, además del frío que hacía allí que acabé resfriado y todo, y eso unido a que los horarios de regreso a Mahón eran escasos hicieron que tuviera que meterme dentro de un bar a resguardarme del frío y a hacer tiempo hasta las 8 que salía el autobús a Mahón, y ya aproveché y terminé de ver el partido que enfrentaba al Villarreal y al Mallorca. En dicho bar vi algo que me resultó bastante curioso, y es ver a un grupo de garrulos hablando en catalán que parecían más madridistas que Bernabeu y donde presumían de las 9 Copas de Europa porque otros seguidores del Barça presumían de las 6 ganadas en un año (lo de siempre vamos).
Tras terminar el partido de fútbol ya me monté en el autobús que me llevaría de vuelta a Mahón, y donde me resultó bastante curioso pero triste a la vez ver como el pueblo a las 9 de la noche estaba desierto, no había casi un alma, por lo que me fui nuevamente a la Plaza de la Explanada y me fui a cenar a un Burger King, y tras cenar, y dar más vueltas que una peonza llegué al hotel donde me quedé trasteando internet con mi portátil ya que por primera vez en este Javito On-tour el wi-fi amigos míos… era GRATIS y FUNCIONABA 😀
Ya el domingo tras costarme levantarme un poco me vestí y bajé a desayunar donde hice un buen uso del buffet y allí me llevé una grata sorpresa, y es que amigos, no estaría solo en el pabellón, puesto que en mi hotel había alojada una pareja que ya estaba vestida con camisetas y bufandas estudiantiles.
Una vez que desayuné y ya cogí todo para el partido, me acerqué a la recepción y aparte de acogerme por primera vez en esta temporada al late check-out aunque tuviera que pagar un extra, en recepción llamaron a un taxi para que me llevara al Pavelló Menorca puesto que no sabía ir hasta allí y además que en ese momento estaba llovizneando. Como curiosidad os cuento que en Menorca no hay costumbre de parar a los taxis por la calle como en otros lugares como me estuvieron explicando en recepción.
Ya cuando llegué al Pavelló Menorca aparte de comprobar que la cancha del Menorca es una nave industrial, fui a recoger mi entrada para el partido, y desde este humilde blog quiero dar las gracias tanto a Rosalía, como a Manolo y a Javier Cabrerizo por ahorrarme 22 euros en la entrada al partido.
Dentro del pabellón me junté con miembros de la Peña forera El Jaleo, donde las chicas iban vestidas de Mamá Noel y con ganas de salir en el zapping de la ACB (que por cierto, enhorabuena chicas, habéis salido en el Zapping jeje), y estando en dicha zona, los cámaras de IB3 fliparon cuando me vieron a Pascualino y me hicieron un primer plano que se supone que me sacaron al principio de la retransmisión. Y estando en esa zona me llevé una gran alegría cuando en el fondo sur alto vi como allí estaban Julián y MªJosé colocando banderas de (D)emencia y de Estudiantes, y allí que me puse con ellos a ver el partido y donde tuvimos una situación bastante curiosa, y es que Julián y yo nos pusimos a animar a tope al equipo y nos llevamos una pitada del pabellón para hacernos callar.
Del partido comentar que nada más empezar nos llevamos una gran sorpresa al ver que Germán salía de inicio en detrimento de Asselin, y donde en el primer cuarto vi al equipo bastante cómodo y donde aguantó bien las reacciones locales, acabando el primer cuarto con 18-22. En el segundo cuarto empezamos un poco mal, porque en menos de 4 minutos nos cargamos de faltas, aunque eso por suerte no llegó a afectar y nos fuimos en el marcador con una máxima de 21 puntos, aunque un parcial de 5-0 hizo que al descanso nos fueramos con 28-44, con 8 triples y 33 tiros de campo, unas cifras y un tanteo tranquilizadores… si no fuera por el fantasma de Granada.

En el tercer cuarto volvimos a salir con la pájara tradicional y el Menorca apoyado a ritmo de charanga que por momentos parecía que estábamos en los carnavales de Río, y de una afición que apretaba muchísimo (un gran anticipo a lo que nos espera dentro de unos días en Fuenlabrada) hizo que los insulares se nos acercaran en el marcador, pero gracias a Pancho que se echó el equipo a la espalda pudimos contener las embestidas locales y acabar el fatídico tercer cuarto con ventaja, 49-56. Y ya en el último cuarto se consiguió jugar con cabeza y se consiguió mantener la ventaja para acabar ganando 65-74, llevándonos nuestra 5ª victoria y la primera que vivo de este Javito On-tour 2010/2011 (a la cuarta llegó la vencida).

Anuncios

Comments

  1. go here for the greatest how to minimize wrinkles around mouth info around

  2. get the best tactical flashlights anywhere

Trackbacks

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Marcos Fernández. Marcos Fernández said: RT @Aaron_amt: Diario de un demente @JavitoAtance http://wp.me/PP10e-U6 #estu #acb #demencia […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: