Concursos

Blake Griffin ganó un buen concurso de mates con un final algo frío 

Por Nacho Donado

La jornada del Sábado supone la más festiva del fin de semana del All-Star, gracias a los concursos de tiro, habilidades, triples, y sobre todo, el de mates. En la edición de este año se continúa con la inercia positiva iniciada en el día de ayer, y a la espera del plato fuerte de mañana, este año estamos disfrutando de una buena fiesta de la NBA

Para abrir boca, la jornada comenzaba, como ya es costumbre, con el concurso de tiro, en el que participan un jugador de la liga, una leyenda y una jugadora de la WNBA, de forma que la NBA trata bien a la liga del sexo opuesto y a los jugadores que pasaron en otro tiempo por las canchas de la liga de baloncesto norteamericana.

Pau Gasol repitió en este concurso, ya que el año pasado en Dallas ya participó, siendo superado en la final por el equipo de Texas. En un principio Kenny Smith, Dirk Nowitzki y Roneeka Hodges parecía que iban a revalidar el título con una canasta desde el centro del campo del ex jugador de Houston al primer intento. Nuestro Pau quedó en tercer lugar y la final se la llevó el equipo de Atlanta, formado por Al Horford, Steve Smith y Coco Miller.

La fiesta continuaba con los jugones de la liga en el concurso de habilidades, en el que Russell Westbrook metía miedo a sus rivales siendo el mejor de la primera ronda. El ganador final, Stephen Curry a punto estuvo de quedarse sin pasar de ronda, pero un demasiado lento Derrick Rose le permitió verselas con Westbrook poco después. El novato Wall se quedó atascado en los pases y Chris Paul fue último en una actuación muy pobre que incluyó un fallo en la bandeja que inicia el recorrido.

En el concurso de triples, James Jones se llevó el trofeo que pintaba de un verde Celtic muy claro, con Ray Allen y Paul Pierce en la final. El primero, máximo triplista de la historia, fue el mejor de la primera ronda con una puntuación de 20, seguido por el de los Heat con 17. Más apuros tuvo un Pierce originario de Los Angeles para pasar con un justito 12 por delante de Dorell Wright (11). Daniel Gibson y Kevin Durant firmaron dos actuaciones horrorosas. En la final, a Ray Allen se le salieron balones importantes que dieron con James Jones como ganador tras igualar la marca del jugador de Boston en la primera ronda: 20 puntos. 

En el concurso de mates parece que el debate está servido. DeMar DeRozan comenzaba muy fuerte con un mate en el que recogía el balon por un lateral del tablero y lo machacaba tras pasarlo entre sus piernas, siendo valorado por los jueces con un 44. El “español” Ibaka machacaba tras un salto impecable desde el tiro libre (en el que fue apoyado por el aliento de toda una tropa de personas que representaban al continente africano) que los jueces valoraron con un 45 que puede que se quedase corto. Llegaba el turno del innovador JaVale McGee que machacaba dos balones en dos canastas diferentes para la primera puntuación perfecta de la noche. El primer y anhelado mate del “Angelito” Blake Griffin pasaba por ser un espectacular 360º, pero que modificó tras un par de intentos, rozando el empate en el primer puesto con 49.

DeRozan ejecutaba un mate perfecto con una especie de molinillo sujetando el balón a una sola mano manteniéndose en la pelea por pasar a la final, de la que se encargaron de borrar prácticamente los jueces a un Ibaka que “rescataba” un peluche del aro con la boca. Griffin con un mate que prometía ser brutal con un nuevo giro de 360º tras recibir del tablero por un lado acabó cambiando por ser finalizado con un molinillo que le metía en la final por la sospechosa diferencia de un punto. McGee sumó un balón más para machacar hasta 3 esféricos en una canasta, ayudado por el pase de John Wall.

En la final Griffin sí demostró ser superior al de los Wizards comenzando con un increíble mate en el que machacaba el balón tras recibir un autopase apoyado en el tablero e introduciendo el codo a lo Vince Carter en el inolvidable concurso del año 2000 en Oakland. McGee se calzaba una zapatilla de cada color para hacer un mate increíble con una especie de molinillo hacia atrás, que le mantenía como el favorito al título. Blake Griffin saltaba por encima de un coche al recibir el pase de un Baron Davis que se asomaba por el techo en su último mate al son de la canción de R.Kelly “I believe I can fly” cantada por un coro. Finalmente McGee arruinaba su gran concurso con un mate muy sencillo tras un pase al tablero y que hizo que se disipasen las posibles dudas de los fans para decantarse por el triunfo local, de Blake Griffin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: