Desafío Rookies

Un John Wall de record guía a los novatos (148-140)

Por Dani Llera

El All Star de Los Angeles abrió sus puertas la pasada madrugada con la habitual pachanga entre rookies y jugadores de segundo año, más conocidos como sophomores.

Con un pabellón que a duras penas llegaba a la media entrada, el ídolo local Blake Griffin suponía una de las mayores atracciones del envite. No empezó bien su participación pues un lanzamiento a unos seis metros no toco ni aro. La estrella de los Clippers pensó en todo lo que le viene por delante –concurso de mates y partido de las estrellas- y solo disputo 14 minutos en los que, eso si, nos dejo varios mates de su sello. El más espectacular vendría de una impresionante asistencia picada del a la postre MVP del partido, John Wall  autor de 12 puntos y 22 asistencias.

El base de los Washington Wizards superó el record de pases de canasta de estos partidos que hasta ayer poseía Chris Paul con 17. Otro de sus mejores aliados fue el polémico Demarcus Cousins que realizo un trabajo constante hasta llevarle a una estadística estelar de 33 puntos y 14 rechaces. Durante muchas fases del partido parecía que el pívot de los Kings se disputaba el MVP con el sophomore DeJuan Blair que, como en la pasada edición, tuvo momentos de altísima actividad (28+15).

El partido mantuvo una controlada igualdad y si bien parecía que el mejor tiro exterior de los jugadores de segundo año acabaría siendo decisivo –Mathews, Hardem, Curry e incluso Ibaka, autor de dos triples sin fallo- las perdidas y dominio del escenario de Wall acabó marcando la pauta final y decantando la balanza a favor de los novatos.

Precisamente esos dos triples de Ibaka fue uno de los puntos más curiosos y que ejemplifican bien la temporada del congoleño: una evolución sin limite que no deja de sorprender. También su compañero en los Thunder e invitado de última hora –por la fascitis plantar que lleva arrastrando toda la temporada Tyreke Evans-, James Hardem destacó con sus cuatro triples y bonitos mates que le llevaron a ser el máximo encestador de su equipo con 30 puntos.

La sensación de la temporada, Landry Fields, volvió a destacar más por su inteligencia y juego subtearraneo que espectacularidad, Gary Neal dio muestras de su rango de tiro y clase anotando 20 puntos, Wesley Johnson y el local DeRozan dieron muestra de potencial físico, Grez Monroe de inteligencia y Favors de pasotismo -0 rebotes-.

No fue la mejor noche de Stephen Curry –fiel a su irregular campaña- ni Brandon Jennings –recién salido de una lesión- y Jrue Holiday patento su seriedad sin querer destacar en un partido donde iba como uno de los bases más sólidos de la NBA.

Otro que fue fiel a su estilo es el compañero de Griffin en los Clippers, Eric Bliedose que perdió hasta 6 balones en los 18 minutos que se mantuvo en pista. Por cierto, Bliedsoe compartía pista con dos compañeros suyos en la universidad de Kentucky, Wall y Cousins. Quedó claro que esta varios pasos por detrás de ellos y que algún día cuando recordemos el roster de ambas plantillas será el jugador que más nos chirriara. El propio Favors será otro, mucho debería de aprender de un jugador más limitado pero más enérgico como Taj Gibson.

A modo de anécdota, Carmelo Anthony y Amare Stoudemire llegaron tarde al encentro por supuestos problemas de tráfico. La curiosidad es que ambos ejercian de entrenadores asistentes por cada equipo. Las estrellas mandan!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: