Partido de las Estrellas

Por Héctor García

Kobe MVP; vence el Oeste


Kobe Bryant es Kobe Bryant hasta sus últimas consecuencias, y el hecho de jugar en casa el All-Star le reafirmaba como legítimo candidato a lograr su cuarto MVP del partido de las estrellas, algo sólo al alcance de Bob Petit. Y desde el primer minuto se vio que el 24 de los Lakers iba a reventar el partido con 21 puntos al descanso, devorando posesiones y olvidando la relajación propia de este tipo de partidos. El gen de la competitividad jamás disminuye en Bryant, que se erigió como el mejor del oeste al liderar la victoria ante el este por 148 a 143 en un choque que fue de menos a más y en el que Pau Gasol logró 17 puntos y 7 rebotes siendo el tercer máximo anotador del equipo de la conferencia oeste.

Si me tuviese que quedar con un nombre del fin de semana en Los Angeles, sin duda diría uno: Blake Griffin. Ha sido el protagonista indiscutible del fin de semana de las estrellas, con una participación pactada y preparada de antemano en los tres días para delirio de la afición local entusiasmada con el hijo pródigo de esta nueva década. La inclusión de Duncan en el quinteto titular del oeste contrasta con la elección para la suplencia del este de Garnett en detrimento de Boozer, dos leyendas vivas que dan sus últimos coletazos como All-Star, mientras jugadores como Love o Westbrook aprueban la selectividad que permite diferenciar a un gran jugador de una estrella. Al final, como era de esperar, los minutos de Pau reflejan su condición de titular, superando ampliamente los de un Duncan, quien parece haber jugado cien partidos de este tipo. No me imagino un All-Star sin él, ni sin Garnett, y qué difícil es hacerse a la idea de que Shaq, el mayor showman que ha conocido un All-Star, no volverá a lucirse en un evento tan acorde con su personalidad.

El baloncesto espectáculo corre a cargo de los bases, otrora Kidd, Nash o Iverson aliñaban el duelo de conferencias surtiendo de Alley-Oops a sus compañeros, creando el juego rápido y espectacular que ejercían los explosivos Carter y McGrady. Ahora los Williams, Paul, Rose y Rondo han tomado el relevo como líderes de una camada de bases que engrosará sus filas cuando Evans, Wall y Curry den el salto a la élite.

La labor de hombres altos más ortodoxos como Bosh, Horford e incluso Dirk y Pau queda en un segundo plano ante los brutales vuelos de LeBron, Wade y Durant. De hecho, los 6 puntos al descanso de LeBron eran mucho más reseñables que los 12 de Bosh sin fallo. Howard y Stoudemire apuntalaban la zona rebañando bandejas y palmeando tiros, mientras que el oeste dividía sus posesiones en suspensiones para Kobe y Durant. Sorprendió un Carmelo lejos de los focos, habiendo soportado demasiada atención mediática debido a los rumores que le sitúan en el Atántico la próxima semana.

Al comienzo del tercer cuarto el MVP tenía una doble vertiente clara en el oeste mientras que el Big Three de Miami se repartía con Amar´e las aspiraciones al galardón. El momento culminante de la noche se vivió en el tercer cuarto en un  contraataque en el que Kobe retó con la mirada a LeBron para machacar en su cara y acto seguido encestar un triple que enardecía al Staples. Todos le buscaban, Kobe tenía duende y el oeste aumentaba su ventaja sobre un errático y precipitado este.

Una ligera torcedura de tobillo de Wade causó la alarma al pisar a Deron Williams en un contraataque, lo que levantó suspicacia sobre el tiempo que empleaba Doc Rivers a sus rivales directos de Florida. Probablemente lo mismo se pensó con Popovich y la placidez de ver como Kobe exprimía su energía mientras Duncan y Ginobilli disfrutaban cómodamente de la fiesta desde banquillo.

Desde el 27-37 del primer cuarto, la conferencia este no dejó de ir a rebufo, manteniéndose en el partido gracias a las intermitencias de Wade y Joe Johnson, mientras el resto asistían al recital del ídolo local. Mediado el último cuarto un parcial de 17-3 favorable al este, gracias a un siempre inconmensurable LeBron James que llegó al triple-doble, puso dos abajo a los suyos. Con ell Staples expectante, Kobe se jugó la posesión para poner cuatro arriba al oeste y certificar la victoria, pero falló el lanzamiento. Y como si de un Deja-Vú de las finales se tratase, Pau capturó el rebote y anotó la canasta que sellaba el triunfo y el MVP para su compañero de equipo. Al final, 37 puntos y 14 rebotes para Kobe, a 18 puntos del récord de Jordan de puntos en el All-Star, dejando la sensación de que cuando quiere, puede.

 

Los quintetos inciales del All Star Game de Los Ángeles son:

También participarán desde el banquillo los reservas:

Finalmente sustituyendo al lesionado Yao Ming, Kevin Love:

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: