Especial Finales NBA 2010

Especial Finales NBA 2010

3-4

Séptimo partido de la serie:

Lakers 83-79 Boston Celtics

Lakers campeones de la NBA 2010, ¡Enhorabuena!

Foto: MARCA.COM

Sexto partido de la serie:

La Lakers 89-67 Boston Celtics

Habrá séptimo partido. Una Superbowl 2.0 versión NBA, donde presenciaremos un choque completamente distinto a los seis anteriores. Los Lakers salieron a machacar desde el principio a los Celtics y por fin jugaron un encuentro al que no hay ningún “pero” que poner.

-La verdad es que el partido tuvo poca historia, duró concretamente doce minutos cuando LAL se fue +20 al descanso. Los verdes comenzaron acongojados y fueron pisoteados por unos Lakers sedientos de sangre. Artest enchufaba triples y defendía como una máquina, Odom fue el mismo que en series anteriores, reboteando y haciendo daño desde la pintura, Kobe dirigía a la perfección el ataque angelino y Pau estuvo sensacional, quedándose a una asistencia del triple-doble (17-13-9). Incluso el banquillo de LA cumplió con el guion a las mil maravillas: Farmar y Brown pusieron una intensidad que se les desconocía, y hasta Vujacic hizo daño desde lejos. Un espectáculo.

-Boston añoró el parquet del Garden y a sus ruidosos aficionados firmando su peor actuación en los Playoffs. Kendrick Perkins se lesionó en la rodilla mediado el primer cuarto y posiblemente será baja para el partido del jueves. Para colmo Rasheed Wallace, recambio natural de Perkins, dejó huérfana la zona de los Celtics al cometer su tercera personal al inicio del segundo período. Eso explica la diferencia tan brutal en el rebote, 39-52 para los locales.

Doc Rivers sabe lo que es perder una final teniendo un 2-3 a favor, ya que perdió cuando era jugador de los NY Knicks contra los Houston Rockets de Hakeem Olajuwon en 1994. Como entrenador tiene la opción de redimirse, pero ya ha gastado su primera bala y ahora tendrá que jugárselo todo en el cara o cruz del séptimo. Sólo el “Big Four” de Boston anotó en dobles dígitos, Ray Allen volvió a encestar un triple tras sumar un 0-16 en los tres últimos partidos y el banquillo aportó 13 puntos en los minutos de la basura. Así poco se puede hacer contra los Lakers cuando salen con la quinta marcha puesta.

-Ésta es la decimoséptima vez que una final se decide en el séptimo encuentro. En las 16 anteriores el equipo visitante se ha llevado el anillo en cuatro ocasiones, los últimos en hacerlo fueron los Washintong Bullets en 1978. Boston ha ganado a los Lakers el séptimo encuentro en las cuatro veces que se han enfrentado, y Phil Jackson tiene un récord de 47-0 cuando gana el primer partido en una serie al mejor de siete. El desenlace de la temporada 2009-2010 la noche del jueves. Como diría el gran Andrés Montes, “I Love This Game!”.

Quinto partido de la serie:

Celtics 92-86 Lakers

Las finales tienen un claro color verde, y es que Boston está a un partido de llevarse el anillo de la NBA tras derrotar 92-86 a LAL. Los del trébol cerraron su último partido en el TD Banknorth Garden dando un homenaje a su público, que gritó el “Beat LA!” hasta desgañitarse. Los californianos fueron a remolque durante todo el partido, incluso llegando con opciones al final, pero entre Pierce y Rondo echaron el telón en el Garden, dejando tremendamente tocados a los de oro y púrpura.

-El capitán “celtic”, Paul Pierce, se echó el equipo a la espalda liderándolo con 27 puntos, superando a Ron Artest en todo momento. Pierce se ha ido creciendo con el paso de los partidos, demostrando que para frenar a un jugador de su calidad no basta con ponerle un perro de presa como “Ron Ron”.

-Artest por su parte, jugó uno de sus peores partidos como jugador de los Lakers y posiblemente como profesional. No aportó absolutamente nada en ataque y fue incapaz de parar al alero de los Celtics. Quien sabe si por orden del banquillo o por voluntad propia el bueno de Ron no miró al aro en ningún momento, y cuando lo hizo fue negativo para su equipo. Terminó con un pésimo 2-9 (eso sí dos triples)  y con 1-4 en tiros libres, dos de ellos fallados en el último minuto del partido podían haber puesto a LA a tres puntos. Muchas críticas para un Artest que suele restar más de lo que suma al equipo y uno de los grandes damnificados de la derrota.

-Con Bynum entre algodones y Artest, Fisher y Odom completamente perdidos, los Lakers tenían que aferrarse a sus dos grandes pilares: KB24 y Pau. Pero el catalán, contra todo pronóstico y por mucho que nos pese, se borró del partido. Pau no hizo gala de de esa entrega y esa ambición por la victoria que le caracterizan, mostrándose apático y cansado durante todo el partido. Atrapó 12 rebotes, 7 de ellos en ataque, pero se dejó ganar la partida por el juego interior de los verdes, especialmente por un Kevin Garnnet que está haciendo revivir a Pau los fantasmas de la final de 2008.

El único que se salvó de la quema de los Lakers fue Kobe. El escolta angelino tuvo otra de esas actuaciones sobrehumanas que pasarían a la historia si su equipo lograse la victoria. Al comienzo del tercer cuarto Bryant hizo una serie de 7-7 en el lanzamiento sumando 17 puntos seguidos y un total de 19 en el cuarto. El resto del equipo contribuyó con 7. Si el equipo de Phil Jackson logra equilibrar esas actuaciones “Jordanescas” (término cada vez más de moda) con una actuación “digna” del resto del equipo, los Lakers tienen serias opciones de forzar el séptimo en Hollywood. Pero si nadie sale al rescate, el título puede tener dueño la noche del martes.

Cuarto partido de la serie

Celtics 96-89 Lakers

Los Celtics resucitaron y se hicieron con el cuarto partido de las finales derrotando 96-89 a Los Angeles Lakers. Los de Massachusetts se impusieron dando toda una demostración de coraje y juego en equipo ante lo que los de Phil Jackson no pudieron encontrar respuestas, volviendo a abusar de las individualidades de Kobe en momentos decisivos.

-De sobra es sabido que el juego interior de LA es superior al de Boston, (y prácticamente al de cualquier otro equipo) al menos sobre el papel, y eso es algo que los californianos deberían aprovechar siempre. Pero si uno de sus pilares interiores desaparece, Los Lakers pierden enteros tanto en ataque como en defensa. Andrew Bynum tuvo que ausentarse casi todo el partido debido a esa molesta lesión de menisco que le lleva atormentando temporada sí, temporada también. Y ahí estuvo la clave del partido.

-Con Pau anulado por Rasheed Wallace y Bynum roto en el banquillo, Kobe hizo un buen partido, (33 puntos con 6-11 en triples, 7 pérdidas) pero la defensa de Tony Allen le impidió ser el Kobe “Jordanesco” que fue contra Phoenix. “The Black Mamba” tuvo que jugar el sólo los últimos minutos ante la incapacidad de reacción su equipo, y apunto estuvo de conseguir la remontada, de no ser porque Rajon Rondo le robó un crucial pase a Odom. Ésta vez ni el bueno de Fisher pudo acudir al rescate.

Pierce se había borrado en los dos últimos partidos cometiendo gran cantidad de personales y seleccionando mal sus lanzamientos. El capitán de los Celtics se echó el equipo a la espalda y logró 10 puntos en el primer cuarto para terminar el partido con 19, 7 de los cuales fueron en los dos últimos minutos del partido. Además el bueno de Pierce dejó la jugada del partido, sin ninguna duda.

Ray Allen volvió a anotar una canasta en juego tras el 0-11 del tercer partido, pero se quedó en 0-4 desde la línea de tres. El escolta de Boston lleva 0-12 tras el récord del segundo partido, LA deberían tener motivos para preocuparse por esto ya que, si pierden con un Allen fallón, cuando “Sugar Ray” recupere el tono pueden saltar chispas.

-Los Lakers llegaron a poner contra las cuerdas a Boston en el segundo cuarto, amenazando con irse en el marcador como ya hicieron en el tercer partido, pero no todos los días son fiesta, y esta vez cada banquillo jugó a su nivel correspondiente, es decir, el de LA brilló por su ausencia y el de los Celtics salió al rescate cuando fue preciso, liderados por un impresionante Glenn Davis que concluyó con 18 puntos. El banquillo “laker” aportó 18 puntos mientras que el banquillo “celtic” aportó 36. Definitorio.

-Precisamente Doc Rivers volvió a ganar la partida a Phil Jackson por mostrar algo diferente que en otros partidos, apostando por el juego de su banquillo que terminó disputando el último cuarto casi por completo. La confianza de “Doc” en sus jugadores es un factor capital para convertir a jugadores mediocres como Glenn Davis o Nate Robinson en un auténtico martillo pilón en ataque. 2-2 todo por decidir y máxima igualdad en una final desde 2005.

Tercer partido de la serie:

Celtics 84-91 Lakers

Los Angeles Lakers se hicieron con el tercer partido de las finales tras derrotar 91-84 a los Boston Celtics. Los de oro y púrpura se sobrepusieron al infernal ambiente que les tenía preparados el TD Banknorth Garden para sacar un punto importantísimo que les permite liderar las finales 2-1.

-En el primer cuarto los Celtics comenzaron con un parcial de 12-5 que hacia presagiar un avasallamiento continuo de los verdes. Phil Jackson frenó la euforia local con un tiempo muerto, y tras el parón el parcial fue 21-5 para LA que llegó a ir +13 en el segundo cuarto. Aunque, para variar, terminarían tirando la ventaja a la basura permitiendo la remontada de Boston, que llegó a ponerse a uno en el último cuarto.

-En los Celtics, todas las miradas estaban puestas sobre Ray Allen, héroe del segundo tras batir el récord de triples de la final con 8. En el tercer partido sus primeros puntos fueron al inicio del tercer cuarto tras anotar dos tiros libres. Terminaría con esos dos puntos y 0-11 en el lanzamiento.

Paul Pierce, MVP de las finales de 2008, está rindiendo por debajo de lo esperado. En lo que va de finales ha cometido 13 personales y su selección de tiro en los dos últimos partidos es 7-23. El capitán de los Celtics parece jugar los partidos agotado, posiblemente acusando los problemas físicos que le han lastrado toda la temporada. Además tiene en frente a “Ron Ron”, el perro de presa laker, aunque quizá la floja acotación del celtic sea más demerito de Pierce que mérito en la defensa de Artest.

-Esta vez el juego interior de Boston fue superior al de LA, al menos cualitativamente. Bynum es un gigante de cristal y Glenn Davis un morlaco al que no tiene miedo de enfrentarse a la mejor pareja interior de la liga. La entrega de “Big Baby” comulga a la perfección con el espíritu de lucha de los Celtics, y los aficionados saben agradecer eso. Gasol se había impuesto con claridad a Garnnet en los dos primeros partidos, pero en el tercero se dejó embaucar por el juego psicológico de “Big Ticket”, donde tenía todas las de perder. Pau debe olvidarse de la derrota de hace dos años y pensar que hoy en día es muy superior a Garnnet, pese a que su actuación del tercer partido recordase al brutal jugador que fue hace algunos años.

Kobe lideró el ataque angelino con 29 puntos, pero seleccionó pésimamente su lanzamiento para terminar con 10-29 en tiros.  Continuó acaparando posesiones enteras, empeñado en ser el salvador de su equipo, y volvió a recordar al Kobe egoísta más que al Kobe maduro de los últimos años.

-Los Lakers parecían condenados al fracaso con Kobe fallando todo lo que tiraba, pero por enésima vez apareció el salvador en los momentos decisivos: Derek Fisher. Para el veterano base de 36 años un último cuarto igualado en Playoffs es otro día en la oficina. “Fish” anotó 5 puntos en el último minuto sellando la victoria de LA y devolviendo la pelota al tejado de Boston.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: