Especial Rudy Fernández

¿Y ahora qué, Rudy?

Por Nacho Donado

A día de hoy todos sabemos que el futuro de Rudy Fernández la próxima temporada pasa por muchas opciones, tanto en NBA como en Europa. Ahora mismo los aficionados podemos plantearnos muchísimas hipótesis y jugar a ser prestidigitadores acerca de dónde disfrutarán este año del talento del jugador mallorquín.

En Estados Unidos es bien sabido que el jugador es poco más que mercancía y que el mercado NBA funciona así, por lo que Rudy puede acabar en cualquiera de las 30 franquicias que componen la liga, aunque algunas opciones resultan menos disparatadas.

Portland Trail Blazers. Parece que a Rudy no le puede quedar otra que seguir viendo a McMillan todos los días. Su situación sería una incógnita, la de si va a ser el Rudy del año rookie, o el del año sophomore. Porque su traspaso se antoja más que complicado. En Oregón piden a cambio una elección alta de draft, debido a que es un jugador con muchas prestaciones para un salario de 1,2 millones de dólares, un dulce que muchos con la crisis y la lucha por no pagar el luxury tax, muchos quieren llevarse a la boca. La llegada de Wesley Matthews cubre a los Blazers ante la posible marcha de Rudy, que por otra parte tiene en este una competencia menor a la que pudiese existir con Martell Webster (ahora en Minesotta). Sería obviamente el suplente del all-star Brandon Roy o de Nicolas Batum, en caso de jugar de alero.

Chicago Bulls. Son el equipo que más interés ha mostrado en hacerse con sus servicios. Poseen una plantilla muy interesante, con un quinteto titular muy sólido que completaría Rudy. Su estrella es Derrick Rose, un base muy atlético capaz de anotar, dirigir y defender con brillantez. Su laguna es claramente el tiro, sobre todo exterior, para lo que el equipo se reforzaría con el ÑBA, además de con el recién llegado Kyle Korver, un jugador dentro del rol que Rudy quiere evitar: el de tirador. De esta forma Rudy sería un “desatascador” ya sea finalizando contraataques o con su tiro de tres que sería el papel que el jugador quiere desempeñar, sustituyendo a John Salmons (Milwaukee). La pintura de los Bulls tiene músculo gracias a Carlos Boozer y centímetros y juventud con el recién renovado Joakim Noah. El británico Luol Deng ofrece muchas prestaciones desde el puesto de alero y completa el quinteto. Las opciones de que Rudy acabe en la Ciudad del Viento pasan por conseguir una primera ronda del draft que no poseen, o desprenderse de algún jugador. Otra forma sería usar la opción de lotería protegida hasta 2016 que los Bulls obtuvieron de Charlotte Bobcats en el traspaso de Tyrus Thomas. La de los Bulls en mi opinión es la mejor salida, ya que es una plantilla ganadora y que promete pelea en los playoffs.

New York Knicks. Parecía que en la Gran Manzana habían dado con la clave traspasando a Anthony Randolph a los Pacers a cambio de la deseada elección del draft para Portland… pero no. Después de la rajada del agente americano del jugador español, el manager Rich Cho decidió no contestar a la oferta neoyorquina. Si miramos desde el punto de vista mediático y económico, la opción de recalar en el Madison supone que Rudy será una superestrella a la mínima que cuaje una serie de buenos partidos, ya que la repercusión que tiene jugar en los Knicks es enorme. Actualmente Rudy sería también titular en el equipo dirigido por D’Antoni, un entrenador que nada tiene que ver con Nate McMillan. Amare Stoudemire, ha llegado este verano para ser la gran estrella, un gran finalizador de contraataques y una amenaza en la pintura que puede acusar no jugar al lado con Steve Nash. En lugar del canadiense, tendrá como compañero en su aventura en la ciudad de los rascacielos a Raymond Felton en el puesto de base, un jugador digno de un puesto de titular, pero que no llega al nivel de un equipo con aspiraciones de hacer algo importante en playoffs. El puesto de alero sería cosa del italiano Danilo Gallinari, especialista desde la línea de tres y un jugador con un futuro prometedor en la NBA. Su rival por la titularidad sería Wilson Chandler, un jugador defensivo que se desenvuelve con luces y sombras en ataque, pero que también puede jugar de alero, de forma que se turnarían con Gallinari en la pista. Poco más tienen en Nueva York debido al fallido intento de hacerse con LeBron que ha dejado el Madison hecho un solar.

New Orleans Hornets. Rudy vetó su traspaso a un equipo en el que se encontraría al que fue ayudante de McMillan en Portland, Monty Williams, como entrenador. De esta forma casi ni se pueden hacer cabalas sobre si Rudy vivirá o no del Mardy Grass en Ferbrero o probará la comida cajún.

Boston Celtics. Hubiese sido la opción soñada… pero los orgullosos verdes confiaron en Delonte West, que ya había pasado por la franquicia antes de su etapa en los Cavs de LeBron.

Visto que en Portland no se aceptan ofertas ni de New York ni de Chicago, Rudy deja claras sus intenciones de no continuar en los Blazers la próxima temporada diciendo lo siguiente:

“No quiero un traspaso, prefiero irme a casa con mi familia y jugar en Europa”. “No quiero oir nada sobre Nueva York o Chicago. Quiero oir que vuelvo a Europa”.

Esto puede entenderse de dos formas:

1.- Que es una estratagema para forzar su traspaso a alguno de esos dos destinos.

2.- Que es cierto que Rudy desea volver.

Si se entiende lo primero, Rudy ha perdido muchísimo crédito con esas franquicias y puede haber forzado su traspaso, pero no precisamente a ellas, ya que pueden haber perdido su interés.

Si realmente quiere volver a Europa sería una decepción para todos los aficionados al basket ver que un jugador de su talento tira por la borda su oportunidad de brillar entre los mejores.

En mi opinión, de toda esta situación tiene mucha culpa el propio Rudy y su entorno, que no han sabido manejarse en la NBA. Primeramente, si el mallorquín pretendía jugar más que Roy… iba listo. Y si pretendía que el equipo jugase para él… también. McMillan no aprovecha del todo a su jugador, pero por ese precio no encuentras nadie mejor en el mercado. En resumen, falta de madurez, de planificación y de crédito por un Rudy excesivamente sobrevalorado en España y falta de adaptación a EEUU en caso de que en verdad no esté a gusto allí, ya que su inglés es bastante malo teniendo en cuenta que lleva allí dos años. Posiblemente la marcha de Sergio Rodríguez tenga que ver en el declive de Rudy en Portland. Por parte de McMillan decir que no ha sabido sacar el máximo partido de un jugador que es capaz de mucho más.

En caso de volver a Europa… ¿quién puede pagarlo?

Supuestamente descartados los equipos fuera de España ya que Rudy quiere volver “a su casa”. Barcelona y Real Madrid son los destinos que suenan para su regreso a la ACB. Supuestamente, repito, quedan los Olympiakos, Panathinaikos, Maccabi, Khimki o  CSKA.

Regal FC Barcelona. Es un equipo ya hecho. En su puesto escolta/alero tienen a Navarro, Lakovic, Grimau, Michael y Basile, por lo que uno tendría que salir. Presumiblemente sería un Basile ya en decadencia o un Lakovic que apenas disfruta de minutos. Aún así, los minutos de Rudy no serían los que jugaba en Badalona, ya que Navarro y Mickeal son dos grandísimos jugadores.

MMT Real Madrid. Messina puede traer casi lo que quiera gracias a Florentino Pérez, pero puede que su crédito esté más que en entredicho después de la catástrofe de la Supercopa en una sección deficitaria para el club blanco. Suárez, Llull, Vidal, Tucker y Velickovic son su competencia por un puesto. Sería titular indiscutible junto a Suárez o Llull, siendo el restante el 6º hombre de los de Messina, ya que ambos han mostrado un muy buen rendimiento (de lo poco salvable últimamente en el Real Madrid). Sería la mejor opción en cuanto a minutos… pero ¿podrá Rudy vivir lejos de su familia?

Esperemos que pronto se resuelva la encrucijada, ya que a Rudy no le sobra crédito y más de uno se puede cansar de sus declaraciones… sobre todo la mano que le da de comer. Sería una pena desperdiciar el talento de uno de los mejores jugadores de baloncesto de España y que nos ha hecho disfrutar mucho hasta ahora. Rudy, estás en Portland y sabías a lo que venías. ¿Y ahora, qué?

Comments

  1. Rudy no sabe ni lo que quiere,siempre ha sido un caprichoso. Cuando llegó a Portland pensó que iba a ser la estrella y debería haber llegado con los humos más bajos.

    Por cierto,muy buen artículo Nacho 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: