Crónicas de la Copa

Final

El Barça repite título ante un digno Real Madrid (60-68)

FOTO: ACB MEDIA

Por Nacho Donado

El Regal FC Barcelona repite título ante su máximo rival, el Real Madrid, en el enésimo clásico y consigue igualarle en el escalón más alto del palmarés del trofeo con 22 Copas del Rey. Los pupilos de Ettore Messina aguantaron 35 minutos a un Barcelona que no hizo su mejor partido en ataque y que tuvo en Alan Anderson al MVP de la competición y al máximo anotador del partido con 19 puntos. El escolta y Víctor Sada se las vieron con Tomic y Sergio Rodríguez para que su entrenador Xavi Pascual repitiese título desde el banquillo, algo que no se lograba desde que lo consiguieran Lolo Sainz con el Real Madrid y Aíto con el Barcelona los años 80. El Real Madrid prolonga su sequía hasta los 19 años sin hacerse con el título pero se va con la cabeza bien alta de esta final y de un torneo que no decepcionó a nadie y que terminó con Roger Grimau cediendo la Copa al lesionado Basile para que levantase el trofeo que acreditaba al Barcelona como campeón en un bonito gesto del capitán azulgrana.

Desde el primer momento de la final se pudo ver que este iba a ser un partido batallador, pero no precisamente sólo de canastas. El inicio de partido no vió inmutarse el marcador hasta que MVP Anderson lo inaugurase con un triple tras un minuto disputado. Por parte del Real Madrid, Ante Tomic logró los dos primeros puntos de los blancos cuando se habían jugado ya tres minutos. Juan Carlos Navarro era incapaz de desatascar el partido acumulando fallos en el trio por culpa de una increíble defensa del argentino Prigioni, por lo que los encargados de abrir fuego fueron Anderson y Tucker. El Real Madrid daba la vuelta a las primeras ventajas azulgranas con Carlos Suárez, que brilló en la primera parte y se apagó en la segunda. Lorbek trataba de coger la batuta, pero no tenía puntería y el Real Madrid no cedía rebotes con unos hombres altos bien plantados en la zona. La salida de Sada a la pista despertaba de nuevo a Anderson que con un canastón y un 2+1 a pase del base catalán volvían a poner por encima al Barcelona, sumando el alero norteamericano ya 11 de los 14 puntos de su equipo (13-14). A partir de ahí Tomic se peleaba con todo el equipo contrario para alternar una y otra vez la ventaja en el marcador hasta que Sada con una canasta a falta de 3,3 segundos para el final del primer cuarto estableciese el 17-19.

Precisamente Víctor Sada continuaba en el segundo período sumando para su equipo con un alleyoop a Vázquez nada más empezar, pero de nuevo Suárez acercaba a los suyos y no permitía al Barcelona un momento de respiro (20-21). La tensión del partido estaba provocando muchos fallos en los tiros libres, como los de Ingles o Reyes, aunque también se veían aunténticos melones lanzados a canasta como un triple lanzado por Ricky Rubio completamente sólo y que se estampó con el tablero sin tocar siquiera aro. Tras una falta que protestó mucho Ettore Messina de Navarro sobre Reyes, el Barcelona aprovechaba ponerse con un triple de Lorbek 23-26 en el ecuador del cuarto. Pero de nuevo Tomic volvía a poner la diferencia a uno, a falta de 2 minutos para el descanso, para que entre Prigioni y Mirotic compensasen la canasta de Anderson y volviesen a permitir ver al Real Madrid por encima en el encuentro. Pero de nuevo el alero norteamericano del Barcelona empataba el partido y sumaba 14 puntos. Los tiros libres de Suárez e Ingles ponían el marcador igualado al término de la primera mitad.

Pese al bajo tanteo con el que se llegó al descanso, el partido rebosaba de intensidad, tónica que continuó en la reanudación con un Sada omnipresente en todo momento. Los primeros puntos de un Navarro horroroso en el tiro llegaron cuando se llevaban jugados casi dos minutos del tercer cuarto y los sumó con una bomba que entró llorando en el aro. Lorbek afinaba la puntería y con dos triples consecutivos sumados a una canasta de Sada (5 puntos y 18 de valoración en ese momento) aprovechaba los fallos de un Tomic demasiado solo y las distancias se estiraban (37-44). En ese momento llegó la etapa más aburrida del partido, con muchas faltas, pérdidas y tapones del Real Madrid a los jugadores del Barcelona, hasta que Tucker por fin acabase con la larga sequía de puntos. Fischer con sus tapones, y Sergio Rodríguez con sus determinantes puntos hacían que el conjunto blanco se adentrase en el último minuto del cuarto con 41-44 en el marcador. Sada despertaba a Vázquez para lograr un alleyoop y Sergio volvía a anotar para los madridistas. Navarro selló con dos tiros libres el 43-48 con el que se llegó al cuarto decisivo.

De nuevo en el último período del partido se volvió a ver un juego correoso y falto de acierto de cara al aro por parte de ambos equipos hasta que Grimau aprovechó un favor de Llull para entrar solo a canasta e inaugurar el marcador del cuarto final. De repente llegaban de nuevo las canastas con un Sergio Rodríguez que volvía a aparecer una vez más en los momentos decisivos, pero un nuevo arreón del Barcelona ponía por primera vez en el partido las dobles cifras de ventaja gracias a Alan Anderson (45-55). Tras ello volvían las faltas y el partido se paraba otra vez hasta que de nuevo el alero norteamericano completaba un 2+1 y cerraba su actuación con 19 puntos al fallar el tiro adicional, capturando N’Dong el rebote y noqueando al Real Madrid machacaba el balón con contundencia colocando el 49-64 en el marcador.

Pero Sergio Rodríguez anotaba desde el tiro libre y Mirotic (inadvertido hasta el momento) aparecía desde el triple para que a tres minutos aún hubiese esperanza (54-64). Ante el recorte de 5 puntos en un escaso margen de tiempo Xavi Pascual pedía tiempo muerto para evitar sustos. No consiguió mentalizar a los suyos, pues Sergio Rodríguez bajaba la distancia de los 10 puntos con una canasta a 2:24 de la conclusión, pero después erraba un pase interceptado por Ricky Rubio que acababa con una bomba de Navarro que volvía a poner la diferencia de 1o puntos a 1:15 (56-66). Ya en el último minuto un triple de Mirotic hacía pensar en una utópica victoria madridista, pero Morris tras un intento de mate que de forma inverosímil acababa con el balón dentro borraba definitivamente el sueño de terminar la racha de 18 años sin levantar la Copa del Rey con el 60-68 al final del partido.

Semifinales

El rodillo azulgrana se verá con el Real Madrid en la final (92-73)

FOTO: ACB MEDIA

Por Nacho Donado

La final que muchos querían. El clásico. La lucha entre los dos colosos del baloncesto español frente a frente. Los chicos perfectos de Xavi Pascual se meten en la final liderados por un espectacular Navarro que acabó con 26 puntos. Pese a que el Caja Laboral apretó el partido antes del descanso con un inspirado Logan, el conjunto azulgrana no dió opción de Dusko Ivanovic devolviendo el tercer partido consecutivo en el que se imponen a los vitorianos tras la pasada final de la liga ACB.

Parecía que el partido se acababa antes de empezar, ya que al conjunto baskonista le costó arrancar, algo que se reflejaba en el marcador con un 8-2 de inicio para los vigentes campeones. Sólo se habían disputado tres minutos y ya había signos de paseo militar de los de Xavi Pascual. La fiesta de los blaugranas organizada desde el primer momento por Navarro tenía muchos participantes, con un Grimau muy serio en defensa y unos activos Ricky y Lorbek, para que otros tres minutos después el marcador reflejase un 15-6.

Había relevo para los primeros destacados con un N’Dong que continuaba con su estado de gracia, un Sada que le hacía llegar el balón, incluso de forma espectacular, y un Ingles que parece haber olvidado las jornadas erráticas del mes pasado. Pese a todo, un triple de Pau Ribas dejaba la diferencia al final del cuarto en diez puntos (21-11) que parecían pocos.

Pero el Caja Laboral es un equipo sólido que no necesita dominar ni jugar bonito para sumar, y al igual que hizo ayer frente al Bizkaia Bilbao Basket, se acercaba en el marcador a los blaugrana sin mucho esfuerzo con Logan, Batista y Bjelica endosando en tres minutos un parcial de 0-10 a su rival, acercándose sólo a tres puntos (21-18).

Los de Dusko Ivanovic crecieron en defensa, maniatando a un rival que buscaba insistentemente a Navarro, mientras que en ataque un sobrio Barac y un entonado Logan hacían de las suyas. Este último era el encargado de poner el empate a 34 puntos en el marcador gracias a un 2+1. Pero antes del descanso una nueva dosis de Navarro con un triple y una asistencia hacía llegar a los campeones con ventaja (39-36).

Si el Barcelona hacía gala de su gran plantilla, el Caja Laboral se estaba sobreponiendo al nefasto día de sus tres grandes estrellas: San Emeterio, Huertas y Teletovic, que se marcharon al túnel de vestuarios sin anotar ni un sólo punto. Bjelica tiraba de los suyos volviendo a apretar el marcador en la reanudación (39-38) en un partido interesante que confirma que hay que dar tiempo a la jóven promesa serbia.

Ponerse por delante parecía al alcance de la mano… pero Ricky inventaba un alley-oop para Vázquez con el que recuperaba la inciativa para los de Xavi Pascual. Oleson y Barac trataban de frenar a los azulgrana, algo imposible una vez que apareció en el partido Alan Anderson, que bajaba de las nubes al Caja Laboral. El alero que vino a sustituir a Mickeal sacó a pasear su muñeca callando las bocas que preferían a Pete en el partido. Con los puntos del norteamericano y el dominio de Perovic en el rebote (8 al descanso) el Barcelona llegaba al cuarto decisivo con una ventaja importante (62-49).

Ahora los 13 puntos de diferencia parecían demasiados en el marcador, pero pronto los azulgrana iban a ofrecer la superioridad a la que acostumbran al juego. Un tímido intento de Logan de avivar el partido con un triple era contestado por Ricky con la misma moneda y el sueño se desvanecía en la mente de los de Ivanovic.

Terence Morris aprovechó para acallar los rumores de poder haber sido un buen descarte para que Mickeal fuese de la partida con dos triples consecutivos que ponían en pie de nuevo la fiesta blaugrana al minuto 35 (75-59). Pero el frenesí total llegó con un espectacular 3+1 de Juan Carlos Navarro que escuchaba los cánticos de MVP desde la grada mientras convertía el tiro libre adicional que colocaba la ventaja de 20 puntos en el marcador.

El carácter Baskonia apareció para endosar un parcial de 0-8 con un San Emeterio que anotaba sus tres primeros puntos del partido (-4 de valoración para el líder del ranking ACB), que estuvo a años luz del que acostumbra a ser y del verdugo y azote del Barcelona en los pasados playoff.

Al final, un nuevo arreón azulgrana ampliaba la diferencia de nuevo, sólo recortada con los mates de Batista y Oleson que dejaban el marcador final de 92-73, que confirmaba de nuevo la clara y contundente victoria azulgrana ante un Caja Laboral que no estuvo a la altura en el tramo decisivo y que acusó el esfuerzo del derbi vasco en el que se impuso por sólo dos puntos en un final agónico.

El Barcelona volvió a arrasar con todo y el Real Madrid ya tiembla con el vendaval azulgrana, que buscará igualar el palmarés madridista como el equipo que mas Copas del Rey tiene en sus vitrinas con 22 títulos, abanderado por un Navarro que tratará de conseguir su primer galardón como MVP de la competición, a pesar de que en su palmarés ya se encuentren 4 Copas del Rey. ¿A la quinta irá la vencida? El Real Madrid de Messina tratará de impedirselo mañana en el gran clásico del baloncesto español.

__________________________________________________________________________________________________

El R.Madrid reacciona a tiempo y se cuela en la final (69-59)

FOTO: ACB MEDIA

Por Marcos Fernández

El R.Madrid se ha convertido en el primer finalista de la Copa, tras reponerse de nuevo a una mal primera parte y conseguir remontar el partido en el último cuarto ante un Power Electronics Valencia que acusó el bajón físico. Suárez, que se comió a Claver, Mirotic, y un revolucionario Sergio fueron los artífices de la remontada.

Comenzaba el partido con sorpresa. Messina incluía en el quinteto titular a Velickovic, casi inédito en el partido de cuartos de final, con la intención de frenar al enrachado Víctor Claver.  Ciclón taronja inicial, Rafa Martínez anotaba la primera canasta y al equipo la blanco le costaba errores encontrar fluidez ofensiva, y solo mediante segundas opciones conseguía tiros cómodos. Guión previsto, con dos entrenadores como Pesic y Messina, que apelaban a la intensidad defensiva como clave de la victoria.

El equipo taronja intentaba correr para superar esto, y Claver, en una rápida transición ponía el 6-1, con 4 minutos disputados. Se dejaba Messina de experimentos, y con el 5-10 metía a Carlos Suárez y Sergio Rodríguez en el campo, artífices de la victoria en cuartos. Pronto respondía el de Aranjuez, que anotaba sus primeros puntos para romper el parcial taronja (7-10).  Mejoraban los blancos, de la mano de un acelerado Rodríguez, que superaba la presión propuesta por Pesic que se había atragantado al equipo de Messina, y colocaba el 11-12 con una precisa bandeja, a la cual respondía de Colo con otra exhibición de talento para dejar el tanteo en 11-14 al final del primer cuarto.

No cambiaba el ritmo del partido en el segundo cuarto, y solo el descaro de Mirotic, y de un sorprendente David Navarro animaban un encuentro bastante feo para el espectador (13-15 min.12), que desatascaba un triple de Cook entre la imprecisión madridista, y un contraataque que culminaba Augustine, ante la desesperación de un Prigioni, que cometía un error infantil con unas protestas que valieron una técnica.

Reaccionaba mínimamente el equipo blanco, con el coraje de Suárez, el único lobo entre tanto cordero, bien secundado por Reyes, ambos completaban un parcial de 6-0 que obligaba a Pesic a pedir tiempo muerto. Seguía Felipe haciendo de Felipe, y una nueva canasta suya empataba el partido.

No quería perder el Power Electronics el juego que le había llevado a dominar, y volvía a apretar en defensa y a correr, cogiendo de nuevo ventaja, que consolidaba Rafa Martínez con un triple (24-30), no disminuían los blancos la ventaja, y Savanovic, tras aprovecharse de una nueva pérdida del R.Madrid ampliaba sobre la bocina la venta a 8 al llegar al descanso (27-35).

Inicio fulgurante de nuevo del equipo del Turia, que salía con un 5-0 que minaba más si cabe la moral madridista. Suárez, el único con casta en el equipo blanco, devolvía el parcial y acercaba a los blancos de nuevo, y animaba a su equipo, que reaccionaba, corría y por fin encontraba a Tomic para colocar el 36-40.

El partido se abría y ambos equipos perdonaban en los dos lados, Rafa Martínez devolvía ventaja a los taronjas que se aprovechaban de la falta de acierto exterior madridista. Savanovic colocaba el 36-45 y estiraba de nuevo la ventaja, pero respondía Prigioni con un triple, evitando que el R.Madrid se marchara del partido y de la Copa.

De Colo, que hoy le ganaba la partida a Sergio era el que tiraba ahora del Power Electronics Valencia, que seguía dominando y con la sensación de ser superior a un equipo blanco, que no terminaba de decir su última palabra.

No enterró al muerto Valencia Basquet y este despertó, un triple de Sergio acercaba a 2 puntos a los blancos, que pudieron ponerse por delante antes del tercer cuarto, pero Llull falló el triple y el equipo taronja seguía conservando la ventaja (46-48).

Sí encestaba Tucker en la reanudación, y ponía por delante a los blancos con un triple, aunque duró poco la alegría, porque el hoy excelso De Colo con una nueva bandeja devolvía el marcador favorable al Power Electronics.

A base de triples y defensa conseguía reaccionar el Real Madrid, primero Suárez, y luego Mirotic, con sendos triples, daban 3 de ventaja a los blancos que cambiaban la dinámica del encuentro.

Una de las claves era la desaparición de Claver, que seguía cometiendo pérdidas y fuera del partido, superado con creces hoy por Carlos Suárez. Tucker secaba a Rafa Martínez y Valencia se quedaba sin ideas y sin efectivos.

Sergio Rodríguez aprovechaba el bajón físico de los taronjas y revolucionaba el partido repartiendo juego, algo que aprovechaban sus compañeros, y Mirotic colocaba el 63-56 a falta de 2:28 que obligaba a Pesic a pedir tiempo muerto.

Lo intentaba a la desesperada Cook con un triple, tardío, ya que Prigioni y Mirotic confirmaban la victoria blanca. 69-59 final que dejaba a los blancos, de nuevo con sufrimiento, en la final, ante un muy correcto Power Electronics Valencia que moría en la orilla del sueño.

__________________________________________________________________________________________________

Cuartos de final

El banquillo blaugrana puede con un meritorio Joventut  (86-66)

FOTO: ACB MEDIA

Por Dani Llera

Mucho más costosa de lo esperado ha llegado el triunfo del Regal Barcelona sobre un Joventut que, sin presión, estuvo en el partido durante gran parte del choque. Los azulgranas tuvieron que recorrer a la aportación clave de jugadores de rotación como N’Dong (18 puntos, 9/11), un renacido Ingles (15 puntos) y el tiro de Lakovic.

Mal empezaron las cosas para aquellos que esperaban a un Joventut más competitivo de lo que la lógica preveía. 7-0 con dos canastas de Lorbek y un triple marca de la casa de Navarro.

Sin embargo, los de Pepu, lejos de deprimirse en los primeros compases de encuentro lograron dos acciones de tres puntos – triple de Trias, 2+1 de Hosley- mientras Ricky y Navarro encadenaban malos ataques que solo se vería esclarecida por otro triple, esta vez de Alan Anderson (10-6).

Tras ello llegaría un nuevo parcial de los verdinegros –de 0 a 8- ante un Barça demasiado relajado en defensa e impreciso en ataque. Con la entrada de Grimau e Ingles el vigente campeón ganaría más intensidad y acierto para redituar rápidamente el electrónico. La Penya (once perdidas tan solo en los primeros 20 minutos) había cometido el pecado de dejar correr al Barça, y el capitán azulgrana se aprovechaba con seis puntos bajo su firma. Un canastón de Jaka Lakovic cerraba el primer periodo con 24-18.

En la segunda parte la Penya apeló a su lógica interna e intento incidir en buscar a McDonald que lograría producir para volver a igualar la contienda (26-23). Poco duro, pues el talento de Morris –triple- y Navarro –con su cada vez más acuñada entrada en semigancho- volvieron a elevar las diferencias.

Que la rotación azulgrana es inagotable no es ninguna novedad, y como buena muestra la salida de N’Dong –quinto interior durante muchas fases de la temporada- logró frenar a McDonald y, de paso, producir en ataque con ocho tantos al descanso. Solo cuando Joventut se puso en zona hizo dudar a los de Pascual y lograr varias canastas fáciles a la carrera. Navarro acabaría haciendo gala de su experiencia para anotar desde la personal y dejar en diez las diferencias antes de visitar vestuarios (43-33).

Con la reanudacion llegó el desacierto, sobretodo de un Barça enchaparrado en el tiro exterior –solo Ricky logró anotar un triple- y una Penya que intentaba correr con no mucha voluntad. Pese a todo, un triple e Tomas, la cuarta personal de Ricky y otra suspensión de McDonald le volvían a acercar peligrosamente (46-40).

Un triple desde su casa de Joseph Franch (50-45) hacia creer a los suyos y desconcertar a un Barça que parecía estar pensando en la semifinal mientras aun no había ganado su partido de cuartos.

El propio Franch lograba anotar tras una eléctrica penetración  y robar un balón para convertirlo en fácil asistencia a Trias y bajas las diferencias a la mínima expresión (52-51). Y de nuevo dos actores secundarios aparecieron para encauzar el partido; suspensión de N’Dong y triple punteado de Ingles (57-51).

Se cerraba el tercer cuarto con seis de ventaja para el Barça y con una Penya crecida. Nuevo triple de Joe Ingles –este esquinado- para iniciar los definitivos diez minutos que se verían rápidamente anulados por tres tiros libres de Pere Tomàs. El típico triple frontal de Jaka Lakovic tampoco servia para iniciar la esperada ruptura blaugrana y eso que Ingles continuaba empeñado en dar muestras de su clase (66-58).Y precisamente otro triple del base-escolta esloveno lograba el punto de ruptura (73-58) con solo cuatro minutos por delante acabaría siendo definitivo.

__________________________________________________________________________________________________

Baskonia resiste al efecto Kostas y pasa a semifinales (76-74)

Foto: ACB MEDIA

Por Marcos Fernández

Esto es la Copa. Se lo recordó Bizkaia Bilbao Basket a Caja Laboral en un partido típico de esta competición, igualado, y que se decidió en los instantes finales gracias a la magia de Marcelinho Huertas. El Baskonia dominó en todo momento pero un increíble Kostas Vasileiadis, con 31 puntos, dio la vuelta al marcador y pudo llevar el partido a la prórroga, sin éxito. Finalmente Caja Laboral primer semifinalista.

Derbi vasco por todo lo alto que comenzaba con el dominio del Caja Laboral, que con un triple de San Emeterio y una canasta de Barac ponía el 5-0 en tan solo 1 minuto de juego. Reaccionaba Bizkaia Bilbao Basket que entraba en el partido de la mano de Alex Mumbrú, y empataba el partido a 5. El partido se igualaba y con un ritmo frenético y canastas por ambos bandos avanzaba, con Huertas comandando a los vitorianos y San Emeterio ampliando la diferencia con su séptimo punto (11-7). Mumbrú evitaba que el Bizkaia Bilbao Basket le perdiera la cara al partido, y con un triple acercaba al equipo de Katsikaris a 1 punto.

Con la entrada de Batista el equipo vitoriano intentaba conseguir un mayor poderío interior, pero era un entonado Hervelle, el que con un tiro de 3 puntos ponía por primera vez por delante al Bilbao Basket, por poco tiempo, puesto que Huertas respondía con otro y devolvía la ventaja a los baskonistas, ventaja que ampliaba Logan obligando a Fotis a pedir tiempo (21-18). El estreno de Batista en el partido cerraba un intenso primer cuarto con 24-20, unos primeros diez minutos con emoción en los que destacó la aportación sorpresa de Axel Hervelle, que con 10 puntos impulsaba a los bilbaínos.

No bajaba el ritmo en el segundo cuarto, y el Caja Laboral salía entonado al campo y obligaba a Katsikaris a pedir un rápido tiempo muerto, porque las canastas de Batista, y de un Huertas que podía por el momento con los bases bilbaínos ampliaban la ventaja baskonista hasta los 6 puntos (30-24).

Reaccionaba a base de casta el Bizkaia Bilbao Basket, que con un impresionante mate de Warren y un triple de Kostas Vasileiadis completaba un parcial de 0-7 que devolvía la ventaja al equipo de Fotis y animaba a la afición desplazada. Tuvo ocasiones el equipo bilbaíno para aumentar la distancia, pero perdonó y lo pagó, Teletovic aparecía por fin y de nuevo daba a Baskonia el dominio en el partido (35-31). Apareció y no paró, 2 triples seguidos del bosnio, que metía en el partido a la afición, disparaban la diferencia, que alcanzaba la máxima de 7 puntos al ritmo de Mirza. 43-36 al descanso en un partido igualado que desequilibró Teletovic al final de los primeros 20 minutos.

Empezaba entonado de nuevo Caja Laboral, que hacía el primer amago de romper el partido, tras un parcial de salida de 4-0 que obligaba a Katsikaris a pedir tiempo porque la ventaja superaba ya la psicológica barrera de los 10 puntos. Jugaba fácil el equipo de Dusko, que aumentaba la ventaja a base de movilidad ofensiva, encontrando a Barac y una defensa que se atragantaba a un hoy errático Aaron Jackson.

Metía de nuevo Katsikaris a Kostas Vasileiadis, para intentar remontar a base de tiro exterior y el jugador respondía con una canasta que rompía el parcial desfavorable para los bilbaínos, que pese a todo seguían sin encontrar fluidez ofensiva. El griego era el único que anotaba por el Bizkaia Bilbao Basket que veía que jugadores como Blums, o Banic no tenían hoy el día.

El tercer cuarto acababa como empezó, con la diferencia rondando los diez puntos, el partido vivo, pero la sensación de que el Caja Laboral controlaba a su antojo, y no rompió el partido por el buen hacer de Kostas, que sostuvo al Bilbao Basket en este tercer periodo, y con un increíble triple desde el centro del campo acercaba al equipo de Fotis (58-51).

Sin duda punto de inflexión, y golpe de moral para el Bizkaia Bilbao Basket, que salía con otra cara al final del último cuarto, con la importancia de creer en la remontada. Kostas seguía a su ritmo y Aaron Jackson era recuperado para la causa, ambos acercaban al equipo bilbaíno a tan solo 4 puntos a falta de 6 minutos.

El tiempo muerto de Dusko no servía para parar la sangría, y otro increíble triple de Vasileiadis igualaba el partido de nuevo. No paraba el griego, y un nuevo triple –para 6 en el partido- contrarrestaba el acierto de Barac en la canasta contraria y ponía por delante de nuevo al Bizkaia Bilbao Basket.

El parcial era de 8-28, pero en estas aparecía San Emeterio, el de siempre, para rescatar a los baskonistas y empatar de nuevo el partido a 68, a falta de tan solo 3 minutos, todo por decidir.  La dinámica era favorable a los bilbaínos, pero Huertas ponía por delante al Caja Laboral redondeando su partidazo en la faceta anotadora y asistente, con 4 puntos y una asistencia para un mate de Barac que ponía la victoria en bandeja a Baskonia 74-71.

No completaba su partidazo Kostas Vasileiadis, que fallaba dos triples consecutivos, y Barac desde el 4,60 confirmaba la victoria sufrida del equipo de Baskonia, que se convierte en el tercer semifinalista y espera rival.

Con la cabeza bien alta se marcha el Bizkaia Bilbao Basket de Madrid, peleó hasta el final y se lo puso muy difícil a un Caja Laboral. Los 31 puntos de Vasileiadis no fueron suficientes. Huertas, Barac y San Emeterio destacaron por los baskonistas.

__________________________________________________________________________________________________

Carroll no fue suficiente para dar la sorpresa y el Madrid se medirá al Valencia

FOTO: ACB MEDIA

Por Nacho Donado

No pudo ser. Una vez más el Gran Canaria 2014 no pasó de la primera ronda en la Copa del Rey al no poder sorprender al Real Madrid, que se impuso por 78-72 y que será el rival del Power Electronics Valencia en semifinales.

Jaycee Carroll con 30 puntos fue el mejor del partido en un luchador Gran Canaria, mientras que por el cuadro blanco Sergio Rodríguez despertó de su letargo para asegurar la victoria. Los puntos de Tomic y la versatilidad del jóven Mirotic remontaron un partido que el espíritu de Savané había puesto de cara para los insulares.

Comenzó muy metido en el partido el equipo insular, que buscaba reeditar la sorpresa del partido de liga en el que se impuso en el CID al conjunto de Messina. Motivos tenían los de Pedro Martínez para venirse arriba: la lesión de Savané entre ellas, omnimpresentes las dedicatorias para él todo el encuentro. Beirán encendía a su equipo y Wallace sumaba los puntos al marcador, mientras que en el bando blanco sólo destacaban las individualidades de Llull y un errático Prigioni, mientras Carroll comenzaba a gestar su exhibición anotadora. Mirotic sumaba tres puntos sobre la bocina y Wallace cerraba después con una canasta, para el 14-21 del final del primer período.

En el segundo cuarto llegó la reacción madridista, por medio de la pareja interior Tomic-Mirotic, que dió una de las muchas alegrías que prometen para el futuro a Messina. No parecía que fuese a ser así en un principio, con la intensidad canaria intacta y un Xavi Rey que hacía daño por dentro a los pívots del Real Madrid. Precisamente los hombres altos de los anfitriones se revelaban con un Tomic que sumaba puntos y un Mirotic que pese a no anotar mucho estaba tocado por una varita y era incapaz de hacer nada mal, haciendo que al marcharse al banquillo, con el 29-27, el partido hubiese cambiado por completo. Con dos tiros libres y el tiempo cumplido un sobrio Carlos Suárez llevaba el partido al descanso con 39-34 de tanteo.

El parcial 15-2 de antes del descanso que dió la vuelta al marcador escocía a los canarios, que volvían a reaccionar volviendose a poner por delante en el tercer cuarto (43-44 en el minuto 24). Tomic seguía anotando canastas importantes y Llull aparecía para que los blancos volviesen a alejarse en el marcador, que llegaba al 54-46 a falta de 3 minutos para el final del tercer cuarto. Un Nelson que bailaba en la zona para anotar 6 puntos consecutivos no conseguía acercar a los suyos y el 56-51 dejaba cosas que decidir en el último cuarto.

El período decisivo fue monopolio de dos hombres: Jaycee Carroll y Sergio Rodríguez. El primero burlaba la férrea defensa de Tucker para anotar de forma compulsiva, de forma que acabó marchándose hasta los 3o puntos, todos ellos cargados de lucha y entrega por querer llevarse el partido. Pero eso llegó después de que Sergio Rodríguez y Felipe Reyes llevasen la máxima diferencia (66-54) al marcador a falta de 6 minutos, que hacía casi imposible la remontada. No lo lograron, pero el Gran Canaria dió la cara, contestando por medio de Carroll los 13 puntos de Sergio Rodríguez en el último cuarto. Incluso metieron miedo con 3 minutos por disputarse situándose a 5 puntos.

Pero de nuevo el Chacho nos recordó que ese jugador talentoso que ansiabamos ver cuando se marchó a Portland en el verano de 2006 sigue latente, sigue ahí, aunque a veces se esconda. Supo manejar muy bien a su equipo, y anotar cuando las ideas a muchos se les acaban. ¿Puede ser el despertar definitivo del añorado gran Sergio Rodríguez? Lo cierto es que el base canario fue la sentencia de sus compatriotas, que dejan la Copa del Rey un año más a las primeras de cambio con el 78-72 con el que se terminó el partido.

El triplazo final de Carroll desde más de 7 metros dejaba claro un mensaje: el Granca se va, pero con la cabeza bien alta, al igual que esta temporada se nos va un Savané que todos esperamos que vuelva pronto.

__________________________________________________________________________________________________

Valencia primer semifinalista, guiado por un increíble Claver

FOTO: ACB MEDIA

Por Marcos Fernández

Plácida victoria del Power Electronics Valencia que es el primer semifinalista de la Copa del Rey 2011 tras vencer al Blancos de Rueda Valladolid en un partido que sólo duró un cuarto. Los taronjas secaron a los pucelanos en defensa y un Claver inspirado, en un nuevo partidazo, hizo el resto. El equipo de Pesic muestra así el gran estado de forma en el que llega mientras que los pucelanos, arropados por su afición, se vuelven a casa con la cabeza alta, porque el premio estaba conseguido. (60-83)

Con la afición pucelana ganando la batalla en la grada comenzaba el primer choque que abría el telón de una Copa apasionante. Salía apretando el Blancos de Rueda Valladolid, intentado jugar y poniéndose por delante tras una canasta de Slaughter, pero un triple y un mate de Savanovic calmaban los ánimos pucelanos. El jugador americano ganaba la partida por dentro a Javtokas y el equipo dirigido por Porfi Fisac tomaba la delantera en una dinámica de intercambio de canastas.

Tras un leve intento de estirar el marcador de la mano de Claver, Baez tomó la batuta pucelana y con 5 puntos consecutivos obligaba a pedir tiempo muerto a Pesic, con 13-12 en el marcador para los vallisoletanos. Cambiaba la dinámica tras este parón y al equipo de Fisac se le nublaban las ideas en ataque, debutaba Navarro en el Power Electronics y el equipo taronja le devolvía el parcial a los de Fisac, con un nuevo triple del hoy inspirado Claver, obligando al entrenador del Blancos de Rueda a parar el partido de nuevo (13-17). Un triple de Stanic acercaba al equipo hoy local, pero De Colo aparecía para dejar el tanteo en 16-19 al final del primer cuarto.

Comenzaba a base de triples el segundo cuarto, y con un Power Electronics Valencia que seguía dominando a base de frenar a los pucelanos en defensa. Una canasta de Nando de Colo daba la máxima del partido al equipo del Turia (21-26) y Pietrus con un palmeo aumentaba a 7 la diferencia, y los de Fisac seguían atascados en ataque y sin encontrar el rumbo en el partido.

Apareció Fede y reapareció Blancos de Rueda Valladolid en el partido, pequeña reacción de 4-0 que obligaba a Pesic a parar el partido, un encuentro en el que imperaba la igualdad y la defensa. Igualdad que se rompía con la aparición de Javtokas, que con buenos movimientos al poste conseguía grandes canastas y se imponía a un desbordado Barnes en defensa (27-34), de nuevo la máxima valencia que hacía que Fisac parará el partido a 2 minutos de llegar al descanso. No servía para mucho, porque el Blancos de Rueda seguía sin anotar y De Colo, con un triple, ponía ya al Valencia en la barrera psicológica de los 10 puntos. Reaccionaba Diego García con un triple, pero Javtokas seguía a lo suyo y con un 2+1 y un mate dejaba el marcador en 30-44 al llegar al descanso.

No mejoraba Blancos de Rueda Valladolid, más que por demérito, por mérito taronja, ya que el equipo de Pesic se mostraba por momentos intratable y conseguía mantener e incluso aumentar la ventaja. Basado en una sólida defensa, el juego del Power Electronics era muy efectivo, y los taronjas controlaban el partido a su antojo (35-50) durante el tercer cuarto, y demostrando ser uno de los equipos más en forma de nuestra liga.

Reaccionaba a base de casta y fuerza el equipo pucelano, y un mate de Robinson impulsaba al equipo de Fisac que conseguía acercarse mínimamente de nuevo en el marcador. No se amedrentaba el Power Electronics Valencia, y de nuevo Claver, y De Colo, los dos mejores hoy, ponían el marcador en un cómodo 39-56 y todo bajo control para los valencianos.

Los 20 de diferencia que campaban en el marcador nos dejaban un partido en el que el último cuarto iba a carecer de interés. El 5-0 del final del tercer cuarto animaba a la afición pucelana, pero sobre el parquet el equipo taronja seguía siendo muy superior, y difícilmente la situación se iba a revertir.

Plácido último cuarto para el Blancos de Rueda Valladolid, Lischuk confirmaba la ventaja con espectáculo y la afición pucelana animaba pese al temporal. La ventaja rondaba siempre los 20 puntos, Claver se deleitaba ante los gritos de MVP y David Navarro se estrenaba con el equipo taronja en un armónico partido. Por si faltaba algo más, De Colo demostraba que su estado físico era perfecto con un partidazo, como perfecto telonero de Víctor Claver.

La diferencia no disminuía y la afición valenciana ya celebraba el pase a semifinales (53-76) Maquillaba levemente el resultado final el equipo pucelano, que pese a llegar como equipo revelación no pudo con un equipo taronja que demostró el porqué de su reacción. Orgullosa pese a todo la afición pucelana que agradecía a su equipo el premio de la Copa del Rey, algo impensable en el inicio de temporada. Al final 60-83 para los valencianos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: